Trailer Iron Man 3

28 minutos de Star Trek: En la Oscuridad

Daniel Oliver

Jue, 11 Abril 2013

Comentar (0)

9,058 visitas

Por cortesía de Paramount España, Cinefilo.es ha tenido la oportunidad de realizar un visionado de 28 minutos de la segunda parte de la nueva saga de Star Trek iniciada por J.J. Abrams. ¿Os gustaría saber lo que vimos?. ATENCIÓN: Puede contener Spoilers.


Star Trek: en la oscuridad es la secuela del reinicio de la saga que dirigió J.J. Abrams en 2008 y que cosechó una espectacular respuesta de crítica y público. Cinco años después, y con todo el reparto original encabezado por Chris Pine y Zachary Quinto como el capitán Kirk y Spock respectivamente, además de personajes nuevos como el ya anunciado y popular Benedict Cumberbatch en el papel de villano, el próximo 5 de julio llegará por fin a las salas españolas (con un incomprensible retraso de casi dos meses respecto a USA).

Los 28 minutos que pudimos disfrutar (en glorioso IMAX y V.O.S.E.) han sido escogidos personalmente por el propio Abrams, y consistieron en los primeros 25 minutos de película, además de dos escenas adicionales cortas.

Tras el logo de la Paramount acompañada de la gloriosa partitura original que Michael Giacchino ya utilizara en la primera entrega, en perfecta consonancia, comienza Star Trek: En la oscuridad.

La escena inicial comienza en un planeta remoto a plena luz del día. En una espesa vegetación rojiza aparecen dos personajes con el rostro oculto que huyen de una tribu alienígena de una forma un tanto cómica, muy al estilo Indiana Jones. No tardamos en descubrir los rostros de estos dos personajes: Jim Kirk (Chris Pine) y Bones (Karl Urban). Paralelamente, la cámara nos lleva a las profundidades marinas cercanas, donde aparecen las míticas siglas NCC-1701 y descubrimos que la nave Enterprise se encuentra allí oculta, ya que la misión conlleva no ser descubiertos por una civilización arcaica.

Así, dentro de la Enterprise, volvemos a ver de forma muy fugaz pero elocuente a la mayoría de rostros que ya conocemos de la primera entrega: Uhura (Zoe Saldana), Scotty (Simon Pegg), Chekov (Anton Yelchin), Sulu (John Cho)… y por supuesto, a Spock (Zachary Quinto), que nos desvela el objeto de la misión: adentrarse dentro de un volcán a punto de entrar en erupción y que potencialmente puede destruir a esa civilización sin recursos. Para ello detonará un artefacto de ultracongelación que dejará al volcán de nuevo inactivo. Algunos de estos miembros se encuentran ya en una pequeña nave auxiliar en el crater del volcán, y Spock se despide de Uhura con su peculiar razonamiento Vulcaniano.

La escena se desarrolla paralelamente entre la huida de Kirk y Bones, y el intento de Spock por colocar con éxito la bomba de hielo. Mientras los primeros consiguen llegar sanos y salvos (con espectacular salto por un acantilado mediante) a la Enterprise, Spock se ven en serios aprietos para lograr su cometido, pues el volcán está ya entrando en erupción y se encuentra en un lugar en el que no es posible la teletransportación respecto a la posición de la Enterprise. Asi pues, en una situación sin salida asume que es el fin, pero Kirk, en el último momento, decide que no va a dejarle morir y hace emerger la Enterprise del agua ante la estupefacta mirada de la tribu alienígena, que se supone no debía ver semejante despliegue tecnológico.

Así pues, in extremis, Spock consigue ser teletransportado de nuevo a la nave y la misión concluye. La secuencia termina con la tribu excitada hablando entre sí ininteligiblemente sobre lo que acaba de acontecer, dibujando en el suelo la silueta de la Enterprise, y fundiéndose este tosco dibujo con la nave auténtica ya en el espacio a punto de entrar en el hiperespacio. Cuando esto ocurre, aparece el título del film a ritmo del tema principal de la película en todo su esplendor.

La siguiente escena nos muestra un futurístico Londres, donde en un domicilio se despierta un matrimonio. Este se dirige a un hospital donde hay una niña enferma, aparentemente en coma, que intuimos que es su hija, mostrándose también el dolor y la desesperación de este matrimonio. Esta escena transcurre sin diálogo. El padre, que sale a la calle, escucha de repente una voz: Puedo salvarla. El hombre se gira y se encuentra con John Harrison (Benedict Cumberbatch), que le mira con rostro severo pero tranquilo, y que le repite de nuevo lo que acaba de decirle.

Acto seguido, nos volvemos a encontrar con Kirk y Spock. El primero parece emocionado ya que Pike (Bruce Greenwood) les ha convocado a una reunión, y Kirk cree que les van a asignar una misión de cinco años en el espacio profundo. Nada más lejos de la realidad: tras una enardecida discusión al conocerse el informe que Spock ha presentado sobre la misión en el planeta del volcán, Pike comunica que Kirk no está aún preparado para ser el capitán de la Enterprise, y le relega del mando, provocando incluso que Spock tenga palabras mayores con él.

La siguiente secuencia, enteramente sin diálogo y con una partitura musical que parece la de Philip Glass en Las horas, vemos al padre de la niña enferma inocularle a la misma un tubo que parece sangre o algún tipo de medicina, provocando inmediatamente la mejora en las constantes vitales de la misma. Acto seguido, vemos cómo el hombre se incorpora a su puesto de trabajo en una biblioteca de la Federación Unida de Planetas. Tras hacerlo, este deposita un anillo que lleva consigo en agua, provocando una reacción química que causa una enorme explosión que destruye por completo el edificio.

La acción vuelve entonces a Kirk, tomando una copa en un bar y evidentemente disgustado por el encuentro con Pike (pero aún así con ganas de seguir flirteando con chicas). Pike aparece en el bar y se pone a hablar con él: finalmente, la Enterprise ha sido asignada al propio Pike, quien ha decidido que Kirk sea su segundo a bordo y así darle una segunda oportunidad, mientras que Spock ha sido trasladado a otra nave. Es entonces cuando el busca de Pike le comunica una reunión de urgencia del comité de seguridad de la federación, a la que también asistirán Kirk y Spock. De camino a dicha reunión, Spock y Kirk tienen una conversación en la que hablan de sus nuevos destinos y se puede ver la complicidad entre ellos pese a sus evidentes diferencias de personalidad.

En la reunión, el comité habla sobre el atentado en Londres, y se habla del personaje de John Harrison, quien ha reivindicado el atentado, aunque los motivos para haber declarado la guerra a la federación son desconocidas. En ese momento, Kirk le comenta a Pike que algo no le cuadra. Este intenta callarle pidiéndole que sea más disciplinado, pero el resto de los miembros pueden ver la tensión entre ambos, y finalmente habla a todos: si Harrison quiere hacer daño a la federación, ¿para qué destruir un edificio con información pública?. Si quisiera hacer verdadero daño, tendría que atacar directamente al comité que está reunido en ese momento en esa sala por protocolo. Conforme habla, una pequeña nave se acerca desde el exterior a las ventanas, y comienza a disparar a discreción, provocando inmediatos daños, heridos y muertos. Se hace evidente que esta era la intención de Harrison desde el principio.

En medio del fuego y la imposibilidad de la gente en la sala para defenderse, salvo intentar ocultarse, Kirk consigue improvisar un contraataque que inutiliza la nave, nuevamente in extremis, ya que uno de los impactos ha alcanzado fatalmente a Pike, aunque Spock retira su cuerpo de la zona de tiro mientras este aún respira. Conforme la nave atacante empieza a caerse, Kirk consigue ver que el piloto de la misma es Harrison, aunque ya ha comenzado a teletransportarse. Antes de que este se desvanezca, Kirk y Harrison posan la mirada el uno en el otro. La nave atacante, ya sin piloto, cae causando grandes daños al edificio.

Aquí es donde terminan los primeros 25 minutos de película, aunque se nos proyectaron dos escenas cortas más:

La primera escena muestra una Enterprise agonizante a punto de entrar en la atmósfera terrestre sin escudos, lo cual provocaría que esta y sus ocupantes se carbonizaran. En una pura escena de acción, Spock, que está al cargo de la nave según sus propias palabras “como segundo al mando”, intenta hacer que la tripulación abandone el Enterprise sin éxito, mientras Scotty y Kirk intentan acceder a un lugar de la nave donde poder restablecer los escudos, aunque la baja estabilidad gravitatoria no les pone las cosas fáciles. La escena se corta en medio del climax.

La segunda escena es un muy breve pero espectacular impacto de nave en la ciudad de San Francisco, provocando un daño gigantesco. En medio del caos está el villano Harrison, con ropas muy desgastadas y con evidente nerviosismo, intentando escapar. Es entonces cuando aparece teletransportado en medio de la calle Spock, quien localiza rápidamente a Harrison y comienza a perseguirle. Ambos protagonizan una espectacular carrera que desemboca en lo alto de una aeronave donde comienzan una peligrosa pelea, aunque la escena no llega a finalizar.

Esto fue todo lo que pudimos ver. En general, la sensación que tuvimos al ver el metraje, es que se ha seguido (a nuestro juicio, inteligentemente) el patrón que ya se utilizó en la primera entrega en cuanto a forma y fondo narrativo: mucha acción, mucho humor (nada facilón) y un guión inspirado y en perfecto medio camino entre la seriedad y la pura aventura, todo ello combinado con una puesta en escena realmente ESPECTACULAR y unos efectos especiales que quitan el hipo, al perfecto servicio de la historia. Temblamos de emoción pensando en lo que hará Abrams con la nueva entrega de Star Wars. Aquí no podemos evitar el hype. El único pero que le hemos visto a estas escenas es una cierta intencionalidad de crear cliffhangers facilones como el de la reunión del comité de seguridad: resulta muy curioso que sea Kirk quien se de cuenta de la trampa puesta por Harrison en el último momento, y que nadie más en dicho comité (¡ni siquiera Spock!) se den cuenta de ello.

Esperamos ansiosamente el estreno de Star Trek: En la oscuridad pese al retraso que va a haber respecto a otros paises. Como siempre, en Cinefilo.es haremos la correspondiente review una vez veamos el film al completo, aunque este aperitivo nos ha dejado muy buen sabor de boca y, lamentablemente, con ganas de mucho más.

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 6.8/10 (5 votes cast)
28 minutos de Star Trek: En la Oscuridad, 6.8 out of 10 based on 5 ratings

Noticias relacionadas:

  1. Los primeros 9 minutos de Star Trek: En la Oscuridad
  2. Nuevo tráiler de Star Trek: En la Oscuridad
  3. Nuevas imágenes de Star Trek: En la Oscuridad
  4. Nuevo tráiler internacional de Star Trek: En la Oscuridad
  5. Segundo tráiler oficial de Star Trek: En la Oscuridad

1 Trackback

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Por cortesía de Paramount España, Cinefilo.es ha tenido la oportunidad de realizar un visionado de 28 minutos de la segunda parte de la nueva saga de Star Trek iniciada por J.J. Abrams. ¿Os gustaría saber lo que vimos?. A……

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *