Trailer Iron Man 3

Vacaciones de ferragosto, de Gianni Di Gregorio

Jacobo Martínez

Mar, 9 Junio 2009

Comentar (0)

4,598 visitas

Esta semana J.F. Sebastian ha acudido a la proyección de Vacaciones de ferragosto, una película de esas que pasan desapercibidas pero que vale la pena tener en cuenta si apartamos la mirada por un instante de naves espaciales y robots asesinos del futuro.

“… mientras explicaba al equipo que había que encontrar a un hombre de mediana edad, más o menos alcoholizado y que hubiera vivido muchos años con su madre, todos se volvieron a mirarme muy serios …”

Gianni Di Gregorio (Vacaciones de ferragosto, Notas del director, en www.altafilms.com )

Esta primera y premiada película de Gianni Di Gregorio puede calificarse como una pequeña (75′) obra maestra. Como si de un bodegón de Morandi se tratara, el realizador deja que la luz -su cámara- se pose en los objetos, seres humanos en el film, mostrándole al espectador mediante sombras y colores el volumen de la vida de sus personajes, cuatro mujeres mayores y un cincuentón que interpreta el propio Di Gregorio, además de otros tipos romanos, el Trastevere y la vita. A través de una anécdota mínima, esta cinta nos dice más de la realidad que tantas otras sensibleras y retóricas como hemos visto sobre la vejez, aunque no sólo de viejecitas trata Gianni Di Gregorio en este film, como luego veremos.

Pero hablemos antes unos momentos del Director. Un hombre del que podría decirse que en el cine ha pasado por todas las fases del oficio, desde su más tierna infancia como aficionado incondicional al séptimo arte, hasta llegar a convertirse en un actor y realizador de excelencia, un verdadero magister, como merecidamente se lo ha reconocido la crítica de esta película: Premio Luigi de Laurentis a la mejor Opera Prima, Premio Arca Cinema Giovanni a la Mejor Película y Premio Pasinetti a la Mejor Película, lo cierto es que Venezia 2008 no pudo portarse mejor con Gianni Di Gregorio y su fresco producto Pranzo di ferragosto. Tampoco los ingleses fueron mancos a la hora de afinar su sensibilidad porque el London Film Festival 2008 le concedió el Premio Satyajit Ray y es posible que no acabe ahí la cosa: recientemente ha obtenido el David di Donatello al mejor Director Novel, compartiendo el honor de haber sido co-guionista de la proclamada mejor película, Gomorra, de Matteo Garrone, en ese mismo premio.

Gianni Di Gregorio ha sido proclamado profeta en su tierra, sí, pero de la mano del tesón, del trabajo y de la confianza en sí mismo y en su guión. Ocho años le costó conseguir financiación para su proyecto a este hombre de cine que comenzó su carrera en el teatro, diplomándose en dirección e interpretación en la Academia de Artes Escénicas de Roma. Dicen que al asistir al estreno de Mean Street (Malas calles, 1973), de Martin Scorsese encontró su camino de Damasco, abandonando el teatro y empezando a trabajar en el cine como ayudante de dirección hasta convertirse más tarde en guionista, compaginando ambas cosas desde entonces. Cualquier buena base de datos les ofrecerá más detalles a los interesados. Lo cierto es que en su carrera ha sido determinante su colaboración desde 1996 en las tareas fílmicas del realizador Mateo Garrone. Una colaboración que culminó con la escritura del guión de la premiada Gomorra en 2007, junto a Maurizio Braucci, Ugo Chiti, Massimo Gaudioso, Roberto Saviano y el propio Matteo Garrone.

Mateo Garrone y Gianni Di Gregorio, dos realizadores, experimentado el primero y novel el segundo, representativos del nuevo cine italiano que empuja con fuerza y dice cosas como hacía años que no se decían allí (tanto por lo que dicen como -y esto es básico en cine- por cómo lo dicen, a diferencia de los clamorosos y prolongados fracasos de “otros” cines europeos…) Que esta pequeña obra maestra tardara tanto en obtener su modestísimo medio millón de euros para financiarse significa, probablemente, que el cine italiano camina hacia el éxito gracias a sus talentos sin subvención.

Pero leamos ya la sinopsis de la historia tal como nos la cuenta su distribuidora, que la cuenta muy bien:

“Gianni, un romano del Trastevere, vive en la casa familiar con su madre viuda. El día antes de ferragosto (el equivalente a la fiesta de la Virgen de Agosto en España), el administrador de la comunidad le sorprende con una propuesta muy poco habitual: que acoja a su madre en su casa durante los dos días festivos. A cambio, le ofrece deducirle las deudas que ha acumulado durante años en los gastos de la comunidad. Gianni acepta, pero poco después el administrador se presenta no sólo con su madre, sino también con su tía. Todo se va enredando cada vez más y poco después su amigo y médico de cabecera, que tiene que estar de guardia en el hospital, le lleva también a su madre… Gianni, agobiado y sobrepasado por el choque de personalidades de las cuatro mujeres, se dedica heroicamente a tenerlas contentas. El resultado es que una bocanada de vitalidad, de locura y de frescura invade la vieja casa en el centro de Roma.”

Rodada sin profesionales, excepto Alfonso Santagata, excelente actor que interpreta el personaje del administrador, son Valeria de Franciscis, Marina Caccioti, Maria Calì, Grazia Cesarini Sforza, Luigi Marchetti, Marcello Ottolengui y Petre Rosu los ilustres desconocidos que dan vida a los personajes de la historia junto al propio Gianni di Gregorio. Un elenco excepcional, si nos atenemos al resultado, que en las manos del realizador italiano y con la ayuda de una dirección artística espléndida, un vestuario idóneo (y delirante) y un montaje perfecto animado de la banda sonora más atípica y connotativa a la vez (Ratchev & Carratello) logra el poema.

ferra

Un poema sobre las ganas de vivir y de amar, el entusiasmo y la energía, montados sobre lo frágil y quebradizo de la edad (“…la vejez tiene muy pocos alicientes, ofrece muy poca cosa, por eso me gusta recordar…”) Filmado sin tópicos ni paternalismos. Una película que dice cosas sobre la libertad, la dignidad, la tolerancia entre seres humanos. Con humor, con ironía, con sabiduría romana. Y no digamos ya de la mirada que el realizador lanza sobre la Italia de ahora mismo, leve, elegantemente, como quien no quiere la cosa. Una Italia mezzo que es capaz de funcionar con unos pocos euros, sin alardes de nuevos ricos, sin coches lujosos, con una cultura y una elegancia para sobrevivir que recuerda implacablemente ciertos films de posguerra, como un aire neorrealista sin serlo. Véase, si no, la forma que tienen los personajes de conseguir pescado en agosto, un día de fiesta y con todo cerrado.

Seguir con la glosa de esta pequeña joya no tendría objeto. Es preferible verla uno mismo y juzgar. De lo que estoy convencido es que Garrone, Di Gregorio y otros muestran un camino nuevo, un cine nuevo, impecable, que dará mucho que hablar si les dejan. Pranzo di ferragosto. Un diez.

Análisis realizado por J.F. Sebastian para Cinefilo.es
Editado por Jacobo Martínez

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 6.0/10 (1 vote cast)
Vacaciones de ferragosto, de Gianni Di Gregorio, 6.0 out of 10 based on 1 rating

No existen noticias relacionadas.

1 Trackback

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *