Trailer Iron Man 3

Un hombre soltero, de Tom Ford

Alexis

Dom, 26 Diciembre 2010

Comentar (1)

3,590 visitas

El reciente estreno en nuestro país de El discurso del rey lleva a Cinéfilo a rescatar uno de los últimos trabajos del británico Colin Firth, Un hombre soltero. Un desesperado canto a la vida que a punto estuvo de hacer merecedor de un Oscar a la mejor interpretación al británico y que  supuso el sorprendente debut  en la gran pantalla del diseñador Tom Ford.

Colin Firth

Un hombre soltero es la adaptación cinematográfica de la nóvela homónima –titulada originalmente A Single Man-  escrita por Christopher Isherwood en la década de los 60, y ambientada en una Norteamérica salpicada por el pánico de la crisis de los misiles con la URSS. En ese lugar y en ese tiempo estalla el drama personal de George Falconer, un profesor universitario de literatura de origen  británico encarnado por Colin Firth al que la vida golpea cuando pierde a su compañero sentimental –Jim- en un trágico accidente de tráfico. Huérfano de amor e ilusión, Falconer  llena su soledad en compañía de su compatriota y amiga –en otro tiempo incluso amante- Charley, y sin apenas saberlo  espanta su desencanto vital de la mano de un carismático estudiante –Kenny Potter- que parece haber caído rendido ante su melancólico y uniformado encanto.

Colin Firth y Matthew Goode

El salto a la gran pantalla de la obra literia de Isherwood se puede calificar de algo más que afortunado.  La sobresaliente fotografía de Eduard Grau y el soberbio saber  hacer musical de Abel Korzeniowski, hitchcockiano en el arranque del relato y brillantemente emotivo  a lo largo del mismo, arropan una adaptación a la gran pantalla mucho más ágil en su inicio que la propia novela, y que asesta al espectador en su desenlace un golpe inesperado. El film destaca –como no podía ser de otro modo- por una cuidada dirección artística que va más allá de la fiel recreación de un tiempo y un espacio, buscando el preciosismo en cada toma y llegando a transportarnos en algunos instantes a la estética publicitaria más exquisita;  aquella en la que poco o nada importa el contenido siempre y cuando la belleza sea lo suficientemente resplandeciente.

Partiendo de la tragedia personal de Falconer, la cinta   desencadena una amplia gama de reflexiones  que van de lo particular a lo general, que se detienen  en el miedo imaginario – de gran tradición  y hondo calado, especialmente en tiempos de crisis, entre gobiernos y medios de comunicación- y el real –el mismo que aletea  en la cabeza del protagonista cada mañana al comprobar que está solo- , que pone el acento en las minorías y que finalmente se detiene en el tópico Carpe Diem al que El club de los poetas muertos supo extraerle todo el jugo, y que a la cinta de Tom Ford también le resulta rentable aunque en una vertiente menos entusiasta que la anterior.

Colin Firth y Julianne Moore

Más allá de la música, los enclaves o el atrezzo, el debut de Tom Ford reposa fundamentalmente en la sobresaliente capacidad interpretativa de sus dos protagonistas, Colin Firth y Julianne Moore.  El primero sabe sacarle todo el partido a George Falconer, un correcto gentleman siempre contenido, con aire melancólico, impoluto en su traje oscuro y parapetado tras sus gafas de pasta; un papel hecho a la medida de las habilidades interpretativas de Firth, en el que el actor da una lección magistral sobre emoción y gestualidad, confirmando que el drama no tiene porqué darse la mano con el histrionismo o los mohines de la más amplia gama, y que se puede comunicar desde la sobriedad más absoluta. La segunda, una Julianne Moore profusamente peinada y maquillada para la ocasión, se pliega a las necesidades de una autocompasiva Charley que sufre más por la vida que pudo llevar junto a George, que por el fracaso de su matrimonio e incluso los desaires de su propio hijo. Sólo una actriz como Moore es capaz de aportar las dosis exactas de ironía y rabia que un personaje como este necesita, sin caer en la caricatura.

El broche interpretativo lo pone la joven promesa Nicholas Hoult, -criado dentro de ese vivero televisivo de estrellas llamado Skins- convertido en el efervescente y romántico estudiante universitario Kenny Potter, que sin ser consciente dibuja una trayectoria vital semejante a la de su profesor –en el ambiente late la tragedia de otra mujer, su amiga Lois, a la que no podrá corresponder sentimentalmente- , con el que comparte uno de los mejores diálogos del film, en el que ambos coinciden en la urgencia de vivir el presente  porque tal y como afirma Falconer: “no hay gran cosa que sugiera que el futuro va a ser mejor”.

Nicholas Hoult

Ford factura en su debut un canto a la vida con corte de drama romántico. Una radiografía de un tiempo y un momento amordazado por el miedo que al mismo tiempo palidecía ante un desmoronamiento de la cultura y los valores – George vive más preocupado por esa juventud acrítica de mirada bovina que por la amenaza soviética-, donde la ciudadanía de primera y de segunda era más que un hecho constatable, en el que las minorías ni tan siquiera se mencionaban, y en el que obviamente ni de lejos se contemplaba que dos hombres pudieran mantener algo que se pudiera calificar –tal y como menciona Charley en el film- de relación.

Un hombre soltero supone  una lúcida mirada al miedo y desencanto cotidiano, una película que abre la posibilidad para Ford de una prometedora trayectoria artística más allá de las pasarelas; una carrera que  se tornará mucho más interesante en la medida en que el debutante aprenda a liberarse del yugo estético siempre que la historia así lo requiera, y que deje atrás esos pequeños impases -guiños en los que la moda y los clásicos de la gran pantalla se abrazan a regañadientes- en los que la estrella invitada en el film es uno de esos espigados modelos de zancada eficiente y escasa aportación, parapetado bajo un infinito tupé.

Valoración: 7 sobre 10.

Crítica escrita por Alexis.

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
Un hombre soltero, de Tom Ford, 9.0 out of 10 based on 2 ratings

Noticias relacionadas:

  1. Harrison Ford, confirmado para Cowboys & Aliens
  2. Extraordinary Measures: Harrison Ford y Brendan Fraser se pasan al drama
  3. Francis Ford Coppola rueda nueva película
  4. Conocerás al hombre de tus sueños, de Woody Allen
  5. Arthur Penn, el adiós de un pequeño gran hombre

1 Comentario en "Un hombre soltero, de Tom Ford"

    Imab, Enero 20, 2011 | Permalink |
  • Una increíble critica, sin lugar a dudas. Solo puedo aplaudir el trabajo de su autor.

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *