Trailer Iron Man 3

Transformers 3, de Michael Bay

Alberto González

Jue, 30 Junio 2011

Comentar (9)

17,754 visitas

Ayer se estrenó en toda España la última entrega de Transformers (Transformers 3: El lado oscuro de la luna), en la que Michael Bay nos vuelve a ofrecer un espectáculo sin precedentes, y -según sus propias palabras-, una versión en 3D que hará las delicias del público aficionado a este nuevo formato. ¿Se cumplirán las expectativas? ¿O será esta otra mera sucesión de fuegos articiales?

Michael Bay, director experto en el género de acción más visual de los últimos tiempos, es un hombre bastante particular. Un cineasta peculiar. De hecho, en su filmografía podemos encontrar obras tan variadas y distantes entre sí en cuanto a temática, como idénticas a la hora de plasmarse en la pantalla de manera visual. Su autoría y estilo propio, son tan patentes, que cuando hablamos de sus películas, es bastante común encontrar dos públicos bien diferenciados. Los que lo odian, y los que lo aman. Es uno de los directores que más polarizan a los aficionados, críticos y espectadores, y quizás, por eso, es tan especial para unos pocos (como se suele decir, una “abrumadora minoría”).

Cuando nos enteramos de que Hasbro, propietaria de la línea de juguetes de Transformers (criaturas mecánicas de procedencia extraterrestre que trasladan su batalla a nuestro planeta escondiéndose en los más variados vehículos y objetos), vendía los derechos para hacer películas a la productora de Spielberg (DreamWorks) y que la Paramount ponía en la manos de Michael Bay semejante proyecto, la gran mayoría nos quedamos ligeramente tranquilos. Realmente, no había nadie mejor para capitanear semejante proyecto. Y nos explicamos: Bay siempre irá enlazado al género de películas comerciales que todos conocemos como “blockbusters”. Productos fabricados, ideados y concebidos, con el único objetivo de entretener y recaudar todo lo posible en taquilla. En eso, Bay suele ser un maestro. Pero, y parafraseando el título de la película, Michael Bay, también posee un “lado oscuro” que lo hace fracasar de vez en cuando en sus proyectos. El director de la entretenida La roca también es responsable de varias películas que pasaron con más pena que gloria, como Pearl Harbour o La isla, y que demostraron, que muchas veces, el cineasta no siempre funciona en su cometido. Con estos antecedentes (que pronosticaban cosas tan buenas como terribles), en 2007, nos encontramos con Transformers una película entretenida, divertida y con efectos especiales de otra generación por lo realistas y bien implementados de los mismos. Atrás quedaba la historia, bien sencilla, o los personajes (un Shia LaBeouf que vería como su carrera se proyectaba hasta el infinito), que eran meros secundarios o floreros (como en el caso de la malograda Megan Fox). Los protagonistas absolutos eran los robots. Como funcionó bien, y la taquilla respondió con ganas de más, no se tardó mucho en aprobar una secuela.

Así pues, hace un par de años, Transformers: La venganza de los caídos prometía lo que toda buena secuela de ciencia ficción y acción debe prometer: el doble de todo lo visto en la primera parte. Con todo lo bueno y malo que ello implica. Sí, teníamos más ración de robots, mayores y mejores batallas, pero también veíamos como los momentos humorísticos y ridículos se desataban por doquier, con escenas largas y absurdas (dos gemelos robots del bando de los Autobots cargando al espectador con estúpidas bromas cada pocas escenas) o con unos secundarios que parecían perdidos a lo largo de las más de dos horas y media que duraba la secuela. Una película, que lejos de refinar el simple e ingenuo concepto de la primera, lo ataba irremediablemente a los excesos de Bay, que parecía perder el norte entre un guión confuso y un argumento de base que se cogía con pinzas.

En pleno 2011, nos llega la tercera parte de la trilogía, titulada en nuestro país Transformers: El lado oscuro de la Luna, con la promesa de dar todo aquello que se descuidó en la secuela, y que tanto gustó en la primera parte. Siendo directos, os diremos que esta última es mucho mejor película que la anterior entrega. Es un film mejor construido, trabajado, planteado y elaborado. Es entretenimiento de calidad, que cede otra vez el protagonismo a los que deberían ser el verdadero leitmotiv de la franquicia: los robots. El argumento general de Transformers 3 nos emplaza años después de los acontecimientos vistos en la última batalla contra los Decepticons, los enemigos de los Autobots. Estados Unidos, y por ende, todo el mundo civilizado, ha empezado a tomar consciencia de la presencia de nuestros robóticos amigos alrededor del globo.

Ahora, los países tienen detectores de energón (la energía que da vida a los transformers), que avisan de la presencia de estas metálicas criaturas si la cosa se pone fea. Además, el gobierno de los USA, en alianza con los Autobots y el equipo de fuerzas especiales Nest, viajan por todo el mundo favoreciendo los intereses del imperio estadounidense y arreglando todos los problemas “diplomáticos” con cualquier país que se precie. Mientras, Optimus Prime (líder de los Autobots) y sus compañeros libran batallas por el mundo, Sam Witwicky (Shia LaBeouf) se siente perdido y ninguneado, sin trabajo y sin futuro, pese haber salvado dos veces el planeta. Ahora vive con Carly, su nueva novia y compañera (interpretada por Rosie Huntington-Whiteley), y echa de menos formar parte de todo aquello que un día le cambió la vida para siempre.

Transformers: El lado oscuro de la Luna, arranca de una manera espectacular, llevándonos una vez más a los orígenes de la guerra civil vista en Cybertron (planeta natal de los robots), y contándonos la historia del Arca y su preciada carga secreta, durante su intento de huída del planeta mecánico de manera furtiva, y su posterior accidente contra la cara oculta de la Luna. El prólogo nos cuenta, mezclando imágenes de archivo y hechos reales con secuencias de la propia película, que la carrera especial humana fue propiciada por el hallazgo de esta enorme nave extraterrestre en nuestro satélite, culminando todas las misiones y descubrimientos con la llegada del Apolo 11 a la Luna. Así, Michael Bay, plantea su película en el inicio de manera magistral (algo bastante poco habitual en este director), emplazándonos para el festival posterior, que, tristemente, llegará a todo su apogeo cuando rondemos la hora y media final de la cinta. Poco a poco, la trama, que parecía sencilla en un principio, irá desvelándose pieza a pieza, revelando secretos guardados mucho tiempo bajo llave, y que pondrán las cosas difíciles para la relación entre los Autobots y los humanos, y que podría desencadenar en la mayor invasión alienígena que jamás haya visto nuestro planeta.

Aún así, no hay que engañarse. Si bien el punto de partida está más que trabajado para tratarse del producto que nos están vendiendo, la historia y el argumento son una mera excusa para hacernos viajar a todo tren por un masivo y completo espectáculo visual, donde las batallas, persecuciones y escenas de acción entre robots y humanos, estarán a la orden del día. Las líneas de diálogo lapidarias, las conversaciones simples o las situaciones de humor absurdo volverán, no os queremos engañar, pero siempre bajo un prisma mucho más comedido y acorde con la situación de lo que veíamos en la segunda entrega. Esta es una película más coherente consigo misma y sus orígenes, algo muy de agradecer.

Y es que Transformers: El lado oscuro de la Luna son casi dos películas en una. En la primera, encontramos una comedia adolescente, donde un chico quiere mantener una relación de igual con su pareja, buscando trabajo y de paso, rememorando batallitas con sus antiguos compañeros robóticos. Y en la segunda, tenemos toda una maravillosa película de aventuras, donde chico busca a chica en medio de una desolada y arrasada ciudad llena de robots y soldados.

Poco importa que nos encontremos con personajes ridículos y absolutamente demenciales (Ken Jeong, el famoso actor asiático de Resacón en Las Vegas y Resacón 2 hace acto de aparición en una de las secuencias más irritantes y zafias de la película) y actores que podrían dar más de si (un John Malkovich totalmente desaprovechado). Bay solo se explaya y se siente cómodo en la parte final de la película, cuando desata toda la creatividad que atesora a la hora de planificar, rodar y mostrar secuencias y escenas de acción. No os desvelaremos nada (los trailers, desgraciadamente, ya han hecho mucho), pero os diremos que es imposible que no os sintáis abrumados y emocionados ante tal despliegue de efectos especiales. Veremos combates entre las calles, descensos en paracaídas, peleas y asaltos aéreos… Es realmente sobrecogedor. Es otra película. De hecho, os recomendamos que estéis atentos a un par de escenas y secuencias con Bumblebee y Sam como protagonistas absolutos. De lo mejor que se ha visto en el género, y por ende, en una sala de cine.

El plano técnico, como os podéis imaginar, está a otro nivel. Sin exagerar, os diremos que dentro de unos años, muy probablemente, se utilice esta película como referente para dos técnicas que parecen ser la base del cine actual: la infografía digital o CGI y las 3D. De la primera, no hace falta explicar mucho, pues ILM está detrás (la empresa de efectos especiales de George Lucas) y eso siempre es un valor añadido. Los Autobots y Decepticons se desenvuelven de una manera asombrosa dentro de los entornos, interactuando con personajes y escenarios con gran realismo. El nivel de complejidad se ha aumentado considerablemente, metiendo muchos más Transformers en pantalla, que ahora, literalmente, se transforman delante de nuestros ojos. Y es que el 3D, hace mucho. Y posiblemente, estemos ante una de los mejores películas 3D hasta la fecha, casi al nivel del visto en la última obra de ciencia ficción de James Cameron, Avatar.

Cuando se confirmó que Michael Bay iba a rodar Transformers: El lado oscuro de la Luna en tres dimensiones, todos esperábamos algo parecido a lo que hemos acabado viendo: un 3D real, limpio, con efectos por doquier, y que ayuda, de manera magistral, a meterte dentro de la acción. Desde el inicio de la película en pleno espacio, a las deslumbrantes cristaleras de los rascacielos del Chicago de la parte final, el 3D es maravilloso. Mucho mejor que lo nos han ido vendiendo (desgraciadamente) desde la industria cinematográfica en los últimos dos años. De hecho, estamos seguros de que esta película, junto a Avatar sea el desencadenante de la adquisición de más de un televisor en tres dimensiones.

En definitiva, tenemos una vez más, una disyuntiva con Bay. Una disyuntiva, que lleva a su propia película a dividirse en dos partes claramente diferenciadas. Una primera hora bastante floja, con los típicos clichés del cine habitual del director, llena de historias imposibles y frases de humor chabacano. Con la excepción del prólogo, hay muy poco que salvar de esa parte del largometraje. En la segunda hora, Bay se redime, ofreciéndonos lo que mejor sabe hacer, y lo que casi se podría considerar su mejor película (si la tratásemos de manera individual y con precisión de cirujano). Es decir, tras el jarro de agua fría inicial del primer rollo de cinta (que por momentos nos recuerda a lo peor de las dos partes anteriores), Michael Bay nos regala el mayor espectáculo audiovisual de los últimos diez años, con una planificación en las secuencias de acción dignas de ser estudiadas a posteriori por cualquier aficionado al género y que deberían ser un nuevo paradigma a consagrar por los espectadores que más aprecien y disfruten con este tipo de cine.

Valoración: 6 sobre 10
Crítica escrita por Alberto González

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 8.9/10 (78 votes cast)
Transformers 3, de Michael Bay, 8.9 out of 10 based on 78 ratings

Noticias relacionadas:

  1. Michael Bay confirma Transformers 3 para 2011
  2. Habrá Transformers 4… incluso sin Michael Bay
  3. Michael Bay niega que haya problemas en Transformers 3
  4. Transformers 2 contará con Megatron
  5. Transformers 2: La venganza de los caídos

9 Comentarios en "Transformers 3, de Michael Bay"

    leo, Julio 1, 2011 | Permalink |
  • nunca la veré

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: -5 (from 11 votes)
  • Andres, Julio 2, 2011 | Permalink |
  • en realidad me encanto tu critica vi la peli y tu critica se ajusta totalmente a lo que describes en el fondo no es mala pelicula y a mi en lo particular me encanto creo que bay queria con esa primera hora es que la gente penzara mas es cuestiones historicas sin si quiera imaginar lo que vendria al final cosa q aburre pero da forma a la pelicula :)

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: +1 (from 5 votes)
  • erik omar lara lloja, Julio 4, 2011 | Permalink |
  • la primera es excelente la seguna tiene sus altas y bajas me conmovio cuando muere optimus y luego lo reviven en fin disfruto de las altas y espero con ansias la tercera :lastima por Megan fox, la verdad unos idiotas le hicieron crer que ella era lo principal en la pala , pero todos sabemos que los robots son la vedette en la tres peliculas

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 2 votes)
  • dayan hernandez, Septiembre 15, 2011 | Permalink |
  • Me parecio buenisima y creo q esta tercera parte supera a las dos anteriores . Con una buena historia,con algunas aucencias y nuevos personajes,mejores efectos visuales y mas protagonismo para robots. Es una de las sagas q mas me gustan

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: +1 (from 3 votes)
  • Juan, Noviembre 25, 2011 | Permalink |
  • Un bodrio sin sentido cargado de dialogo excesivo y con un guion difícil de descifrar hasta la mitad de la película lo único bueno son los efectos especiales aunque pueden llegar a marear se podía haber aprovechado mucho mas pero así es la industria americana. No me estraña que este en crisis solo se salva por sus recursos y medios.

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: -2 (from 2 votes)
  • sandra, Enero 22, 2012 | Permalink |
  • la pelicula de los transformers es chebere pero la uno y la dos la tres es chevere genial pero por haber cambiado a megan fox arruinaron a la pelicula porque pudo ser exelente pero pusieron a la oxigenada

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 2 votes)
  • carla, Enero 22, 2012 | Permalink |
  • yo apoyoa sandra las dos peliculas primeras son chebers pero la tres tambien lastima que la sacaron a megan fox por la oxigenada ademas miren es creida ni los transformers la quieren esperemos que megan fox buelba la los transformers 4 y5 y si sacan mas de esa pelicula mejor

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: +1 (from 1 vote)
  • samuel, Junio 7, 2013 | Permalink |
  • estan equivocados esta no fue la ultima entrga de transformers para el 2014 viene la 4 the rise of galvatron

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • Martin, Septiembre 4, 2013 | Permalink |
  • es un un tipico ejemplo de tener buenos efectos y no tener guion, no se por que nunca hicieron caso a la historia original, acá es cualquiera todo una falta de respeto a fan de transformes, No tiene ni un poquito de la que en 1986 si era transf, y aunque no era con actores reales, se pudo hacer y muy bien en la actualidad con los elementos tecnológicos se puede hacer cualquier cosa y aca es solo meter metal y lucha sin sentido un desastre.

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)

3 Trackbacks

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *