Trailer Iron Man 3

Crítica ganadora: Reservoir Dogs

Cinefilo.es

Vie, 16 Enero 2009

Comentar (0)

6,764 visitas

A continuación os presentamos el análisis ganador del concurso de críticas sobre Reservoir Dogs que iniciamos el 29 de diciembre. Esperamos que en la próxima edición participéis muchos más, que esta vez hemos recibido muy poquitos artículos.

Este almacén de perros psicóticos y amorales que creó Tarantino pasa por ser un hito fílmico de los 90, o la mejor ópera prima de su década. Un film tan violento que provocó la huída de espectadores en el festival de Sundance. Y ciertamente hay que reconocer que esta cinta no está hecha para todos los estómagos.

La forma de tratar los personajes como si fuera La jungla de asfalto, la estructura rasgada del argumento al estilo de la célebre Atraco perfecto, el encañonamiento triple como en El bueno, el feo y el malo, o ese momento Duelo al sol en el que el señor blanco coge entre sus brazos al señor naranja, los dos bañados en sangre, hacen que nos demos cuenta que estamos ante la obra de un cinéfilo consumado, más que de un director al uso. No sé si este es el mayor acierto de Tarantino, pero nos deja un regustillo a cine clásico con visión renovada.

Lo que define a Tarantino, gracias a todo el tiempo que pasó en la escuela de cine que fue su videoclub, es esa mezcla de cine de bajo presupuesto, de género fumachú o de terror con estética pop muy marcada. La tarea de unir todo eso y hacer una buena película con ello es la idiosincrasia de Reservoir Dogs, un film que pasa por la batidora lo clásico y lo moderno.

Pero si algo destaca en Reservoir Dogs es desde luego el tratamiento de los diálogos, que trascienden el papel para mezclarse con nuestra vida cotidiana. ¿Por qué una camarera debe cobrar más que un empleado del burguer? ¿De qué habla en realidad la canción “Like a Virgin” de Madonna?. Usando frases inteligentes, Tarantino infunde una violencia verbal a sus personajes y una fuerza nunca vista antes. Es una forma de hacer cine que abrió nuevos caminos a otros directores, porque demostró que se puede hacer cine comercial con el presupuesto de una película independiente. Básicamente está filmada en un almacén y una cafetería. Incluso el piso del señor naranja era la parte superior del almacén, convenientemente decorado. Con esa astucia de guión y unos flashbacks orquestados de manera magistral, Quentin consigue contarnos lo mismo una y otra vez sin aburrirnos. Si la película tuviera una estructura lineal, sería incluso tediosa.

La violencia también está estudiada de forma que la tensión entre los personajes va aumentando hacia el desenlace final, con picos muy interesantes; La discusión sobre la propina. El enfrentamiento entre el señor blanco y el señor rubio. La tensión del tiroteo final. Solo hay un punto en la película donde se puede pensar que estamos ante violencia explícita: el incidente de la oreja, pese a que no es una escena sádica como muchos se han empeñado en señalar.

Parafraseando el lenguaje del director, podemos afirmar  que está película es ya “un puto clásico”.

Análisis realizado por Emilio José Pazos, para el concurso de Cinefilo.es
- Versión corregida y reestructurada -

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 9.2/10 (5 votes cast)
Crítica ganadora: Reservoir Dogs, 9.2 out of 10 based on 5 ratings

Noticias relacionadas:

  1. Concurso: 3 ediciones especiales de Reservoir Dogs
  2. Crítica ganadora: Apocalypse Now Redux
  3. Crítica ganadora: La niebla, de Stephen King
  4. Kill Bill: Oda al cine, ¿obra cumbre de Tarantino?

2 Trackbacks

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *