Trailer Iron Man 3

Nunca es tarde para enamorarse

Rafa Delgado

Lun, 11 Mayo 2009

Comentar (0)

3,804 visitas

A mediados de la década de los noventa, Richard Linklater estrenó una película sobre dos personas que se encuentran sin conocerse de nada, y deciden pasar la noche juntos, paseando por Viena y hablando de mil y un temas. Jesse (Ethan Hawke) y Celine (Julie Delpy) establecen así, en Antes de amanecer, una conexión especial entre los dos, única y verdadera. Entre ellos nace el amor, aún y cuando no lo saben, o simplemente fingen no saberlo.

Nunca es tarde para enamorarse crítica

Es precisamente este tipo de relación la que trata Joel Hopkins, con telón de fondo en Londres y con la media de edad de sus protagonistas mucho más avanzada, con todo lo que ello conlleva (la esencia y la premisa no es ni mucho menos la misma que en la película de Linklater), en Nunca es tarde para enamorarse (Last Chance Harvey).

Hopkins explora a sus dos protagonistas primero por separado, ahondando en sus conflictos interiores y en sus rutinas. Más tarde, Harvey (Dustin Hoffman) y Kate (Emma Thompson) se encontrarán de forma esporádica, casi calcada en cierto modo en maneras al primer encuentro de los amantes de Antes de amanecer, y seguirán su viaje interior juntos, desconociendo las consecuencias que ello traerá en sus vidas.

Aquí reside la mejor virtud de Nunca es tarde para enamorarse. Logra plasmar con exactitud -aún y cuando en ocasiones abusa de elementos humorísticos- la frustración en la mitad de la madurez de la incapacidad de adaptarse, del conformismo que a la larga trae consecuencias negativas, y en definitiva de aquella sensación tan desagradable de tener la constancia de que las oportunidades que se te están brindando, tanto a nivel profesional como personal, son las últimas.

Junto con esta gran habilidad de plasmar esa cara de la vida que no queremos ver ni en pintura, encontramos las otras dos grandes virtudes de la película: Dustin Hoffman y Emma Thompson.

Nunca es tarde para enamorarse crítica

Teniendo en cuenta que la película está escrita especialmente para Emma, y que ésta pensó ipso facto en su compañero de reparto en Extrañas coincidencias para el papel de Harvey, no es de extrañar que el engranaje cuando ellos están juntos en pantalla funcione sin imprevistos.

Los dos están simplemente espléndidos. Su química no fingida traspasa la pantalla, encandila y hace que queremos y deseemos lo mejor a los personajes que se están “desnudando” frente a nosotros. Ellos son la película, como nos dice de forma explícita el cartel, y por ellos y nadie más hemos pagado la entrada.

Es una verdadera lástima que ellos sean la principal y única atracción de Nunca es tarde para enamorarse, puesto que Hopkins, inesperadamente, recurre a tópicos de lo más manidos y descarados, sacados de comedias románticas dignas de Sandra Bullock o Jennifer Aniston, para hacer avanzar la trama. Mientras disfrutamos de la compañía de Hoffman y Thompson, el contenido nos aburre, no nos interesa, y nos acabamos quedando antes con el envoltorio del caramelo que con el caramelo en sí. Ésto provoca que, si no te interesa para nada a la hora de pagar la entrada la química o la compañía de esta pareja de grandes intérpretes, Nunca es tarde para enamorarse se convierta en un producto de lo más prescindible y, lamentablemente en todos los casos, previsible.

Valoración: 5 sobre 10
Crítica escrita por Rafa Delgado

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Noticias relacionadas:

  1. Tráiler español de ‘Nunca es tarde para enamorarse’

1 Trackback

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *