Trailer Iron Man 3

El viaje de Chihiro, de Hayao Miyazaki

Daniel Oliver

Lun, 20 Septiembre 2010

Comentar (7)

4,374 visitas

Sin duda la obra de Hayao Miyazaki más conocida, alabada internacionalmente por crítica y público, y ganadora del Oscar a la mejor película de animación en 2002, El viaje de Chihiro es una espectacular y barroca creación con delirios que recuerdan a las obras de Lewis Carroll.

Antes de seguir, hay que recordar los múltiples méritos que consiguió internacionalmente la película más premiada por Miyazaki hasta la fecha: para empezar, el éxito de público en Japón no tuvo precedentes, ganó el Oso de oro en el festival de cine de Berlín en 2002, y como ya se ha mencionado, el Oscar a la mejor película de animación (el segundo en la historia de esta categoría) y la única película de animación no americana hasta el día de hoy que tiene en su haber dicho galardón. Con semejante currículo, no es de extrañar que El viaje de Chihiro supusiera el espaldarazo definitivo para que Miyazaki entrara definitivamente y a lo grande en el mercado americano y, en consecuencia, en el mundial, gracias entre otros a la ayuda de John Lasseter de Pixar Animation Studios, gran fan declarado de Miyazaki y su obra (recordemos que incluso Totoro aparece en Toy Story 3).

Volviendo a la película, y tal como he hecho al principio, reconozco que es inevitable mencionar a Lewis Carroll a la hora de comenzar esta crítica, ya que El viaje de Chihiro recuerda inevitablemente a la obra más famosa del autor inglés, Alicia en el país de las maravillas, pero enfocada desde una perspectiva realmente peculiar y única. El extraño peregrinaje de una niña mimada que deberá aprender lo que es la responsabilidad y el dolor, además de tener que enfrentarse a personajes y criaturas de lo más extraño para conseguir volver a su verdadero mundo y librar a sus padres de una maldición que les tiene transformados en cerdos salvajes es, cuanto menos, una premisa delirante, aunque evidentemente hay muchísimo más trasfondo detrás.

De argumento muy sólido y desarrollo algo pausado (incluso en momentos concretos tedioso), realmente hay que comprender muy bien el mundo escondido en el que Chihiro, renombrada Sen después de que le roben uno de los Kanjis de su nombre, se ve obligada a trabajar. Todo un espectáculo de Dioses de lo más variopinto forman el pilar central de la casa de baños de la bruja Yubaba, y todos ellos procedentes de antiguas leyendas de Japón y basados fundamentalmente en el Shintoismo, una de las principales religiones del país. Ese juego de mitos dentro de un contexto medio-en-broma-pero-en-serio, unido al tremendo virtuosismo técnico del que hace gala todo el film y, una vez más, con una banda sonora de excepción firmada por Joe Hisaishi, hacen muy difícil evaluar a El viaje de Chihiro de un modo objetivo.

El amplio abanico de interesantes personajes (Haku, la bruja Yubaba, Kamaji, el sin cara, Lin, etc) cumplen perfectamente el cometido de reforzar y nutrir, cada uno a su manera, el mundo de Chihiro y el cambio de su personalidad, pues todo gira casi peligrosamente en torno a ella. Solamente Haku consigue tener, en algún momento, un protagonismo que desvíe la atención sobre la dudosa heroína que tenemos ante nosotros, y solamente cuando vamos acercándonos al desenlace podemos comprender realmente el alcance de la preciosa historia de amor que hemos estado presenciando entre ellos.

La calidad técnica de la realización, animación, dirección y, sobre todo, de diseño y creatividad, suponen el summum de las obras de Miyazaki hasta la fecha, aún no superado ni siquiera por las obras posteriores del director, si bien El castillo ambulante se queda bastante cerca. Si en La princesa Mononoke se coqueteaba con los efectos por ordenador, aquí se expande esa experiencia sin llegar a ser exagerada y con un propósito perfectamente medido de servir plenamente a la tradicional animación de la que hace gala la película. Colores vivos, decorados de ensueño y fluidez deliciosa se nos presentan de forma hipnotizante ante nuestros ojos y, sobre todo, nuestro corazón. La historia, a ratos cómica pero en tono general de drama y épica moderada, llega a un punto en el que emociona sinceramente por el extraordinario desarrollo de su personaje principal, la pequeña Chihiro, que ha pasado por el túnel de la infancia a la madurez con matrícula de honor y tras enfrentarse al miedo, la corrupción del lugar que habitaba y, lo más importante, sabiendo quién es en realidad.

El viaje de Chihiro es, en pocas palabras, una extraordinaria película que, si bien en manos de quien escribe esta crítica no es la mejor de la filmografía de su director (Mononoke presenta una historia mucho más madura, rica y compleja, aunque quizá es un poco injusto comparar lo divino con lo excelente), poco le falta. Por supuesto, es de visionado obligatorio (y de revisionado una vez vista), y es además la prueba perfecta de que la capacidad de Hayao Miyazaki para llegar a todas las audiencias, sean niños, adolescentes, adultos o ancianos junto con la madurez técnica y creativa no van reñidas de la mano.

Disfrutable del primer al último minuto.

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 10.0/10 (4 votes cast)
El viaje de Chihiro, de Hayao Miyazaki, 10.0 out of 10 based on 4 ratings

Noticias relacionadas:

  1. Mi vecino Totoro, de Hayao Miyazaki
  2. Porco Rosso, de Hayao Miyazaki
  3. Nicky la aprendiz de bruja, de Hayao Miyazaki
  4. La princesa Mononoke, de Hayao Miyazaki
  5. El castillo en el cielo, de Hayao Miyazaki

7 Comentarios en "El viaje de Chihiro, de Hayao Miyazaki"

    jacobohd, Septiembre 21, 2010 | Permalink |
  • Me ha encantado la crítica. A mi esta es la que más me gusta de toda la filmografía de Miyazaki.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • fidelio, Septiembre 21, 2010 | Permalink |
  • Me uno a jacobohd, de las que he visto de Miyazaki es la que más me gusta. Me parece impresionante la cantidad de detalles que tiene (ya desde el principio, cuando encuentran toda la comida y se ponen a comer, o los personajes que pueblan el templo), la imaginación de Ghibli sin duda no tiene límites. Imprescindible.

    Un saludo.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • danoliverm, Septiembre 21, 2010 | Permalink |
  • Yo es que tengo demasiado idealizada a Mononoke, lo reconozco, pero como he dicho… es comparar lo divino con lo excelente. Esta es una peli entre un millón.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • jacobohd, Septiembre 21, 2010 | Permalink |
  • No te lo vas a creer, pero siendo también un seguidor de Miyazaki, a mi Mononoke nunca me ha entrado “bien”. Se me hace algo pesada.

    Tendré que volver a verla con mejores ojos.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • fidelio, Septiembre 21, 2010 | Permalink |
  • Me pasa lo mismo con Mononoke, me resulta un tanto densa, pero reconozco que está hecha de maravilla. Otra que me encanta es El Castillo Ambulante.

    Un saludo.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • danoliverm, Septiembre 21, 2010 | Permalink |
  • Comparar las pelis de este hombre es complicado. Mononoke es quizá demasiado “densa” y difícil de comprender por su temática. Esta no deja de ser mucho más comprensible para el público occidental, lo cual la hace más digerible. En todo caso, yo diría que Chihiro supera ampliamente a Mononoke en cuanto a riqueza visual, que ya es decir… y entiendo cuando decís que os gusta más esta… en cuanto al castillo ambulante, esa toca la semana que viene, jejeje. A mí también me chifla.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • principe, Abril 7, 2011 | Permalink |
  • Esta muy buena esta pelicula, aunque el final es medio tonto!! Si quieren ver una pelicula que tambien es muy linda, yo loes recomiendo que vean “Haru en el reino de los gatos” es de Hayao miyazaqui

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: -1 (from 1 vote)

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *