Trailer Iron Man 3

Diamantes negros, de Miguel Alcantud

Alberto González

Lun, 22 Abril 2013

Comentar (0)

2,462 visitas

La jornada de hoy, en el Festival de Málaga, se nos antojaba como uno de esos días fuertes en el panorama cinematográfico de la sección oficial de largometrajes a concurso. Y así lo ha sido. La mañana arrancó con Diamantes negros, de Miguel Alcantud, una dura historia que mezcla fútbol, destino y promesas bajo una aparente crítica.

Miguel Alcantud -nacido en Cartagena, España y director de numerosos episodios de series en televisión-, es el responsable de Diamantes negros, un duro drama que versa sobre una de las interioridades más desconocidas y oscuras del mundo del fútbol: la concerniente a la de los ojeadores y sus falsas promesas. Diamantes negros nos narra una de esas trágicas historias, que bien podrían haber sucedido -o suceder- en cualquier pueblo, de cualquier país o región del interior de África.

La cinta de Miguel Alcantud se ambienta en Malí, donde Amadou y Moussa, dos jóvenes de quinces años, ven el fútbol como única válvula de escape a la dura y deprimente realidad que les rodea. Un buen día, y tras su dura jornada laboral, deciden jugar un importante partido de fútbol local. La suerte parece sonreír de su lado, y el destino hará que un ojeador de un club indeterminado europeo, se fije en ellos. La promesa de un trabajo y una carrera profesional en el mundo del fútbol -en ese paraíso idealizado que es Europa para los chicos- les hará dejarlo todo -a ellos, y a sus familias, que se verán obligadas a hacer un fuerte desembolso- y arriesgarse a vivir su propia aventura en un mundo que desconocen.

Diamantes negros expone rápidamente a sus principales atractivos y reclamos -que no es otro que la presencia del tándem más reivindicativo del cine español, ese duo cómico no pretendido formado por Carlos Bardem y Willy Toledo-, con lo que no tarda en atisbarse lo que debería ser la dura crítica que todo aficionado al fútbol -con más o menos conocimiento de causa- espera ver. Pero al igual que la eterna promesa a delantero que nunca consigue hacer gol, Diamantes negros no logra ser efectiva de cara al espectador, y siempre que parece quedarse sola enfrente de la portería, fracasa. Intenta aleccionar, e impartir dosis de moralina, y eso, no termina de cuajar.

Miguel Alcantud consigue establecer y presentar el onírico escenario futbolístico como telón de fondo  -Lisboa, Malí, Madrid o Polonia- y hacerse con las riendas de las historias de los dos avatares protagonistas -sin duda, lo mejor de todo el film-, pero jamás encuentra el tono adecuado para presentar de manera formal su particular alegato. Sí, se habla del mundo del fútbol y sus vanas promesas, ¿pero dónde están los clubs? ¿Dónde están los organismos que permiten y alientan a este sistema? En el discurso interno, y en la posterior conclusión final de esta película, sin duda falta algo. Diamantes negros es, paradójicamente, una piedra preciosa en potencia a la que le faltan miles de aristas por pulir o perfilar.

Crítica escrita por Alberto González

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Noticias relacionadas:

  1. Secuestrados, de Miguel Ángel Vivas
  2. Repo Men, de Miguel Sapochnik

1 Trackback

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La jornada de hoy, en el Festival de Málaga, se nos antojaba como uno de esos días fuertes en el panorama cinematográfico de la sección oficial de largometrajes a concurso. Y así lo ha sido. La mañana arrancó con Diamantes ne…..

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *