Trailer Iron Man 3

Despedidas, de Yôjirô Takita

Daniel Oliver

Dom, 25 Julio 2010

Comentar (4)

3,005 visitas

La sorpresa del año 2009 en la categoría de mejor película extranjera en los Oscar es una película japonesa que nos habla cara a cara y con sinceridad sobre la vida y la muerte, permitiéndose incluso ser divertida y alegre, dentro de un sencillo pero emotivo drama.


Despedidas

Resulta complicado describir las sensaciones que la fabulosa Despedidas ejerce en el interior del espectador. Poética, sencilla y terriblemente emocional, nos vuelve a mostrar el quizá ya tan manido tema sobre el destino y el sentido de la vida y de la muerte, pero sobre todo de la fuerza del amor verdadero sobre todas las cosas. Y es que en la muerte de una persona es cuando más evidente se hace la descomunal fuerza con la que la las personas amamos, siempre basándonos en nuestra forma de canalizar (o no) los sentimientos. El amor y el dolor, lamentablemente, están siempre dados de la mano.

El perdido hombre del cello, Daigo Kobayashi (Masahiro Motoki), un alma en pena de extraordinaria sensibilidad que tiene la suerte de tener a su lado a una esposa fiel que le adora y ama sinceramente, se encuentra en medio de una encrucijada de la vida que le obliga a abandonar su pasión, la música, y volver al campo a la casa que le legó su madre antes de morir. Allí encuentra trabajo en una profesión aparentemente macabra y desagradable: amortajador, pero pronto descubre la nobleza y dignidad del arte de preparar a las personas para su último viaje, un arte que debe ejercer delante de las personas que desean despedirse.

Despedidas

La belleza y elegancia del ritual de preparación desde el primer momento hipnotiza por su delicadeza, respeto y afecto. Algo que no pasa desapercibido por los familiares, que pasan de ver un cadáver frío e inerte a reconocer nuevamente a la persona que amaron, momento en el cual llega la catarsis de emociones, los agradecimientos, las lágrimas, los gritos y las risas. Y concretamente en una magistral escena en que un padre vuelve a reconocer a su hijo, pese a que ya no tiene la misma apariencia que antaño tenía antes de que se pelearan a causa de ese cambio.

Ahí está uno de los puntos claves de Despedidas: lo bien reflejados que están esos momentos de puro, absoluto y certero amor. De agradecimiento por haber tenido el privilegio de poder haber conocido, apreciado y amado a ese alguien. De dolor desgarrado, de palabras no verbales, de sentimientos hermosos e intensos, de la vida en toda su esencia. Y todo ello con concesiones al humor más simpático e inocentón posible.

Despedidas

La película dista, no obstante, de ser perfecta, pues da la impresión de tener momentos muy forzados, tópicos y excesivamente redundantes. Los actores son bastante normalitos tirando a malos (especialmente el tedioso personaje de Ryoko Hirosue, la mujer de Daigo, que se pasa la película haciendo pucheritos), y en general todo el desarrollo de la historia es harto previsible salvo alguna triquiñuela para despistar (la escena en que Daigo tapa a su jefe durmiendo en el sofá), por no hablar de un exceso de metraje de por lo menos 30 minutos con situaciones francamente anticlimáticas.

En todo caso, con su desbordante poesía, su sutil y hasta divertido humor y, sobre todo, la sensación de calidez que invade el corazón al verla, todo esto queda en segundo plano, quedando muy por encima la figura de Daigo tocando el cello en medio del campo mientras la vida avanza y la música se abre paso directamente al corazón (escena de la película, por cierto, que se pasa de demagógica).

Capítulo aparte merece la realmente EXTRAORDINARIA banda sonora de Joe Hisaishi para este film, un auténtico delirio sonoro repleto de hermosas melodías centradas en el instrumento del cello y el piano, que engrandecen muchísimo una película que hubiera perdido muchos enteros sin semejante delicia orquestada.

Despedidas

Ver la vida a través de los extraviados ojos de Daigo, un hombre que se reencuentra a sí mismo y da sentido a su vida con ese inesperado giro en que se ve envuelto, implica poder comprobar cómo una simple piedra nos puede transmitir sentimientos que creíamos enterrados, recibir el agradecimiento de un marido entre lágrimas por poder volver a reconocer a su hermosa esposa, escuchar las confesiones de un hombre que ha pasado su vida intentando honrar a quien más quiso, dar la absolución a las acciones cobardes y tristes de alguien que nunca se atrevió a perdonarse a sí mismo, o sentir la emocionada mirada de una esposa que admira la entereza y integridad del hombre que ama…

Despedidas es, como mínimo, una película que se debe ver. Es de esas películas que deben digerirse, y que quizá no llegue tan hondo a todo el mundo, pero que muestra situaciones con las que todas las personas podemos fácilmente sentirnos identificadas. La mayor virtud de esta película es su sencillez, falta de pretensiones y su abrumadora honestidad. De esas películas con las que reenamorarse del cine y de su poder para contar historias por simples en apariencia que puedan ser.

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Despedidas, de Yôjirô Takita, 10.0 out of 10 based on 1 rating

Noticias relacionadas:

  1. ‘Despedidas’ (‘Okuribito’), el 3 de julio

4 Comentarios en "Despedidas, de Yôjirô Takita"

    fidelio, Julio 25, 2010 | Permalink |
  • Hisaishi es un Dios con todas las letras. Ya simplemente sus bandas sonoras para las cintas de Miyazaki son una maravilla.

    Un saludo.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • jacobohd, Julio 26, 2010 | Permalink |
  • Una película preciosa, llena de alma y como bien dices, honesta. Una pena que este cine sea considerado “menor” y nunca llegue a todo el mundo.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • danoliverm, Julio 26, 2010 | Permalink |
  • La música de Hisaishi rara vez no te provoca que los pelos se te pongan como escarpias, es cierto, pero en esta peli lo ha bordado. En cuanto a la peli en sí, pese a lo sencillísima que es, y como bien dice Jacobo, es realmente preciosa.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • Joan, Agosto 10, 2010 | Permalink |
  • Una pelicula, preciosa, sensible y respetuosa, para verla en solitario o bien acompañado por una persona diferente al la media de los mortales que nos rodean.

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)

1 Trackback

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *