Trailer Iron Man 3

Proyectos… ¿imposibles? (Parte 1)

Luis Jiménez

Mar, 27 Septiembre 2011

Comentar (2)

3,855 visitas

Comenzamos un especial en Cinefilo sobre proyectos que, por alguna razón o razones, de momento permanecen tanto en el olvido como en ese “limbo” que incluso muchos se atreven a llamar “cajón de un productor”. Algunos de ellos más conocidos que otros.

:: Napoléon. El proyecto de Stanley Kubrick.

Que Stanley Kubrick era un auténtico cineasta, es algo innegable, quizá para muchos no sea más que un director un tanto aburrido, pero para otros fue y siempre será, toda una figura esencial para comprender algunos elementos de este arte.

Comenzamos nuestro especial sobre proyectos imposibles precisamente con uno que atrajo especialmente al realizador de La naranja mecánica (1972). Desde su juventud, Kubrick había sentido admiración hacia la figura de Napoleón, hacia lo que ella misma representaba y fue precisamente después de la espléndida acogida que tuvo 2001: una odisea del espacio (1968) cuando se planteó realizarla. Empezaba así una investigación a fondo en la que devoraría una impresionante cantidad de información (se habla incluso de más de 500 libros sobre la figura de Bonaparte).

Ni siquiera la versión que Abel Gance filmó en 1927, con Albert Dieudonné inspiraba “buen rollo” para Kubrick. Según el propio director, costaba tomársela en serio. ¿Actores?, pues es complicado aventurarnos, aunque daba algunos nombres, nunca se preocupó en exceso de ello.

Así y con su ya habitual pasión por cada título que empezaba, convenció a la MGM (por aquel entonces en buena forma económica) para que pagase a un equipo de guionistas e investigadores en la figura histórica de Napoleón Bonaparte. El mismo Kubrick, ya habituado a investigar por su cuenta igualmente, se empeñó en encontrarse con expertos en él y con algunas de las personas que habían pasado media vida estudiando la suya. La historia de Kubrick empezaría en la juventud de Napoleón, precisamente en sus años “mozos”, para posteriormente relatar más etapas de su vida, hasta llegar incluso a su gloriosa vida como emperador, y quien sabe, hasta su final en la isla de Santa Elena.

El director había planificado una cinta de más de tres horas de duración con un más que elevado presupuesto y además empezaba ya las negociaciones con las agencias de “casting” para conseguir la cantidad ingente de 30.000 extras para algunas de las escenas de batallas más impactantes que quería rodar. La minuciosidad del director, bien conocida, le había hecho calcular hasta el detalle, el salario mínimo de cada extra, para ajustar el presupuesto lo máximo y poder presentárselo a la MGM con intención de que le dieran luz verde.

Las localizaciones también serían un problema para el rodaje, pero Kubrick y su equipo de localizaciones (seguramente él mismo impulsado por su pasión por la fotografía) habían conseguido desplazarse hasta algunas de las mansiones más lujosas de Francia, algunas incluso conservaban el mobiliario de época. Su escaso alquiler al día (poco más de trescientos dólares) también sirvió para adjuntarlo a un presupuesto.

En cuanto al plan de producción, Kubrick estimaba un rodaje de unos 8 meses. Cuatro los utilizaría para rodar exteriores, que sería lo primero, y el resto para interiores. El rodaje empezaría en invierno de, un por aquel entonces, 1969. También es sabido el interés del director por contar siempre con algún avance tecnológico en su cinematografía. Al fin y al cabo el cine como cualquier arte, necesita evolucionar, y si hoy en día hay títulos que han supuesto evolución, Kubrick no quería ser menos. Entre sus descubrimientos figuraba una lente especial capaz de rodar con escasa luz (se hablaba de la luz que produce una vela). La cinta histórica Barry Lyndon (1979), sirvió como experimento para usarlas.

Una vez entregado el guión y todos los datos de producción a la MGM, ésta se puso manos a la obra para estudiarlo, pero desgraciadamente y pasado un año después, perdieron el interés. A esto además se sumó una serie de fracasos en taquilla de producciones de alto presupuesto, como por ejemplo Hello, Dolly! (1969). A este batacazo también se sumó el cese como presidente de Robert O´Brien, a quien Kubrick se había encargado de vender bien el producto.

A O´Brien le sustituyó una persona inexperta en el negocio cinematográfico y quedó aparcado con todo lo que ello conllevaba. Un proyecto que, ni siquiera, se dejó en manos de nadie. Desde aquella ocasión nadie ha vuelto a mencionarlo, es más, para muchos fue una visión de alguien que estaba por encima del resto. Para Kubrick nunca nadie había realizado una película sobre la figura de Napoléon, siempre mantuvo que la suya sería la más próxima a lo que fue su vida. La devoción por este proyecto incluso seguía quince años después, según reconocía.

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 9.3/10 (4 votes cast)
Proyectos... ¿imposibles? (Parte 1), 9.3 out of 10 based on 4 ratings

Noticias relacionadas:

  1. Los próximos proyectos de Ben Affleck
  2. Los próximos proyectos de Sam Mendes
  3. Los proyectos de Ivan Reitman y… Cazafantasmas 3
  4. Los múltiples proyectos de Guillermo del Toro
  5. Confirmada ‘Madagascar 3′, y otros proyectos

2 Comentarios en "Proyectos… ¿imposibles? (Parte 1)"

    Jorge Alesanco, Septiembre 28, 2011 | Permalink |
  • Estimado Señor Jimenez,

    Seguro que se ha documentado mucho para elaborar este artículo especial de Kubrick pero, desafortunadamente, tiene un error de datación.

    2001 no es una pelicula del año 1978, tiene usted que quitarle unos 10 años más. Con dos minutos de IMDB podría haberlo visto (http://www.imdb.com/find?s=all&q=2001).

    No quería molestar, simplemente que ese dato me parece relevante para valorar lo que Kubrick fue capaz de hacer con los medios de la decada de los 60.

    Un saludo

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • fidelio, Septiembre 28, 2011 | Permalink |
  • Muchas gracias por la aclaración. Efectivamente es del 68, me bailó el dedo.

    Un saludo.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *