Trailer Iron Man 3

Los 5 de Cinefilo: Delante y detrás de la cámara

Luis Jiménez

Jue, 31 Marzo 2011

Comentar (6)

20,122 visitas

Cinco nombres, cinco directores, cinco estilos. Desde los más veteranos hasta los recién incorporados. Clint Eastwood, Robert Redford, Kevin Costner, George Clooney y Ben Affleck. Delante y detrás de las cámaras. Actores y directores al mismo tiempo.

Compaginar la labor de dirección con la de interpretación no tiene que ser tarea fácil. En el cine algunos se adelantan y además de ponerse delante de una cámara, también realizan otras labores (dirección de fotografía, música, montaje…). Una de las más interesantes es la de dirección, y resulta curioso que muchos de los grandes actores den el paso a dirigir a la vez que interpretar.

Cinefilo hace un breve repaso a cinco actores que se han convertido en directores alguna vez en su carrera. Todos ellos siguen en activo y esperamos cada año sus nuevas creaciones. Un mundo perfecto, Million Dollar Baby, El hombre que susurraba a los caballos, Bailando con lobos, Buenas noches, y buena suerte o The Town: Ciudad de ladrones, son títulos en donde sus protagonistas se encuentran delante y detrás de las cámaras. Cada uno tiene un estilo propio, un “algo” que les reconoce como directores.

Luces, cámara… ¡acción!

:: Clint Eastwood.

El cine del que fue considerado durante años como el modelo de “american macho men” siempre es un cine crudo, duro y con contundencia moral. Eastwood no dirige por dirigir y mira muy bien lo que toca. Pocas películas suyas no han llegado a gustar a crítica y público a la vez, lo que ya es todo un logro para un actor que, a día de hoy, cuenta con 81 años y que se ha dirigido a sí mismo en 22 ocasiones.

Su paso por el cine como intérprete nunca o casi nunca deja indiferente. Durante su etapa en los años sesenta, interpretó un buen puñado de cintas ambientadas en el lejano oeste y sus colaboraciones con Sergio Leone es ya considerada como una etapa histórica dentro del género cinematográfico. Pero a este actor natural de San Francisco también le picó la vena de la dirección y a principios de los setenta debuta con Escalofrío en la noche (1971), mixtura entre el thriller y el drama y por la que Jessica Walker fue nominada a los Globos de Oro.

El cine de Eastwood es duro y de contundencia moral. Espléndido.

Incluyendo sus trabajos en televisión, la filmografía como director de Clint Eastwood asciende a más de 30 títulos, algunos de ellos convertidos ya en referencias cinematográficas, como El jinete pálido, El sargento de hierro o la cinta Sin perdón, su obra más laureada. Eastwood por ella obtuvo su primer Oscar a la Mejor Dirección. Una película sobre el honor, la venganza y el pasado de un hombre justo que busca su propio hueco en el mundo que queda. Sin perdón es considerada por muchos como su mejor cinta detrás de las cámaras. Pasarían después, doce años y una nominación hasta conseguir un nuevo Oscar, esta vez por la dirección del drama Million Dollar Baby, protagonizado por Hillary Swank. Al igual que con Sin perdón, Eastwood hizo doblete al conseguir el de Mejor Dirección y Mejor Película. Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima (ambas del 2006), dos puntos de vista diferentes de un mismo conflicto le dieron una nueva nominación a la Mejor Dirección, pero esta vez no logró superar a Martin Scorsese y su Infiltrados.

Lo último: Más allá de la vida. (2010)
Lo próximo: J. Edgar, biopic sobre la vida de J. Edgar Hoover.

:: Robert Redford.

También de California, pero esta vez de Santa Monica, el actor Robert Redford también ha probado y sigue probando, las mieles del éxito como director, sin olvidar su faceta interpretativa. Ganador de un solo Oscar, Redford ha conseguido encandilar a mas de una generación con sus películas, siendo quizá uno de los pocos galanes que siguen resultando atractivo para muchas mujeres. El cine de Redford es conciso, apela mucho a lo humano, a la necesidad de sentirnos lo que realmente somos por naturaleza.

Casi veinte años después de debutar delante de una cámara (de televisión, claro), Redford se lanza a la dirección con la cinta Gente corriente. Un guión que costó casi dos años en gestarse y que adaptar el complejo libro de Judith Guest (mereció la pena y Alvin Sargent se llevó un Oscar). Protagonizada por Donald Sutherland, Mary Tyler Moore y Timothy Hutton, consigue una estatuilla a la Mejor Dirección (el único que ha logrado el actor). Un prematuro accidente pone de manifiesto las relaciones entre los miembros de una familia. Un retrato (detallado, según la novela de Guest) de la moral y la mente humana ante situaciones delicadas. Consiguió un total de cuatro Oscar, superando a títulos como Toro Salvaje o El hombre elefante. Quizá uno de los mejores comienzos en la carrera de un actor metido a director, que se ha dirigido en tan sólo dos ocasiones (El hombre que susurraba a los caballos y Leones por corderos).

El cine de Redford apela a muchos aspectos de la propia naturaleza humana.

Impulsor de nuevas tendencias (fue uno de los creadores del Festival de Sundance), Redford cuenta en su filmografía con 8 películas dirigidas, y a lo largo de su trayectoria, ha sido nominado en otra ocasión, por su cinta Quiz Show (El dilema), drama sobre un supuesto concurso televisivo amañado y en el año 2002 se le hizo entrega de un Oscar honorífico por su amplia carrera artística en el cine. Con el paso de los años, Redford se ha vuelto más intimista en su obra con películas más “sensibleras” pero no menores, como es el caso de El hombre que susurraba a los caballos, basada en la novela de Nicholas Evans y que supuso además el primer trabajo importante para una niña llamada Scarlett Johansson. Redford se dirigía por primera vez en la que es quizá una de sus mejores obras como realizador. La espléndida fotografía de Robert Richardson y la música de Thomas Newman además de un ritmo en su justa medida, se fusionan en una obra hermosa y quizá excesivamente poética y recargada para muchos.

Lo último: Leones por corderos. (2007)
Lo próximo: The Conspirator, historia sobre el asesino de Abraham Lincoln.

:: Kevin Costner.

A pesar de que tanto Eastwood como Redford son dos buenos ejemplos de cómo dirigir además de actuar, no siempre el éxito viene en ambas partes. Kevin Costner es un ejemplo de una trayectoria aceptable como intérprete pero no muy afortunada como director. Su debut en 1990 con Bailando con lobos es junto al de Redford otro éxito contado. Un total de 7 Oscar para una cinta sobre un hombre que, hastiado de la guerra que le persigue, decide refugiarse en las tribus indias de los Sioux. Michael Blake escribió una hermosa novela, un canto a la esperanza y al entendimiento de los pueblos, y Costner la tradujo en una cinta soberbia, larga y espléndida. Le costó un par de estatuillas sólo para él, incluida la de Mejor Dirección, superando a nombres de peso como Coppola o Scorsese.

La escasa filmografía de Costner no permite quizá definir su estilo como director, tan sólo dos títulos más y un tanto dispares, terminan de engrosar su filmografía como realizador, eso sin contar su participación en Waterworld (aquel desaguisado apocalíptico que tuvo que terminar). Al igual que otros tantos, Costner sólo dirige cuando se trata de ponerse delante él mismo. Mensajero del futuro y Open Range (otro western quizá más de género que Bailando con lobos) han sido obras suyas tanto delante como detrás y la primera no es que sea santo de devoción de muchos críticos.

Lo último: Open Range. (2003)
Lo próximo: A little war of our own.

:: George Clooney.

George Clooney representa quizá la generación más reciente de actores que se han lanzado a dirigir. Tras Clooney ha habido unos cuantos que han visto la oportunidad, al igual que él, de ponerse detrás de las cámaras. Su cine quizá resulta igual de complejo que el de Costner (sólo a nivel comparativo, no como cineastas, claro). También tiene una corta filmografía como realizador, pero no deja de ser un referente a día de hoy de “actores que se dirigen”. Da el salto en el año 2002 con Confesiones de una mente peligrosa, protagonizada por Sam Rockwell y cuyo estreno en España paso inadvertido, sin apenas promoción (ni siquiera está editada en formato doméstico). Permitió a Clooney codearse en festivales como en Berlin, donde estuvo nominado a Mejor Director.

Sin duda Buenas noches, y buena suerte ha sido su película como director más laureada. Rodada en blanco y negro y con un toque a cine negro clásico, la cinta se hizo con varias nominaciones (6 a los Oscar, 4 a los Globos de Oro…) pero no alcanzó premios importantes. Quizá la Academia piense que Clooney todavía tiene pista para rato y puede desarrollarse más como realizador. Su segundo trabajo delante y detrás de las cámaras, Ella es el partido, no supo acertar bien con la audiencia, de hecho la película no pudo recuperar lo que costó y es quizá el fracaso más sonado del actor.

Lo último: Ella es el partido. (2008)
Lo próximo: The Ides of March.

:: Ben Affleck.

Las generaciones más jóvenes quizá tengan a Ben Affleck como ídolo de acción. Este actor natural de Berkeley, pero criado en Boston ya tenía un Oscar bajo el brazo (por su guión de El indomable Will Hunting) cuando en el año 2007 dirige Adiós pequeña, adiós, drama sobre la desaparición de una niña en la ciudad de Boston. Protagonizada por su hermano Casey, la película gustó bastante a la crítica que veían en Affleck a un hombre con más posibilidades detrás que delante de una cámara de cine.

Su segundo trabajo como director se ha hecho esperar. The Town. Ciudad de ladrones (también ambientada en Boston) ha tenido mucha mejor acogida si cabe que su opera prima. Affleck dirige el cotarro en una cinta en donde tanto él como Jeremy Renner (nominado al Oscar) interpretan a unos ladrones de bancos. Tensión y suspense se mascan en esta espléndida muestra de talento cinematográfico y buen pulso narrativo. Sin embargo a Affleck todavía le queda mucho camino que andar.

Representa la nueva ola de actores-directores. Le interesa el lado humano de cada personaje.

Le será difícil quitarse esa etiqueta de actor de acción que tiene, pero últimamente está eligiendo algo mejor los proyectos en los que se embarca. Affleck quizá haga un cine también directo y contundente, le interesa mucho explorar el lado humano de lo que resulta horrible y con tan sólo dos películas en su filmografía ha demostrado que puede dar mucho más.

Lo último: The Town. Ciudad de ladrones. (2010)
Lo próximo: Varios proyectos (Argo, American Bulls*i …).

Y como se suele decir en estos casos, ni son todos los que están ni están todos los que son. Nombres como Woody Allen, Mel Gibson, Sophia Coppola, Kevin Spacey, Quentin Tarantino, Spike Jonze, Peter Berg… la lista es mucho más extensa de lo que pueda parecer.

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 9.7/10 (9 votes cast)
Los 5 de Cinefilo: Delante y detrás de la cámara, 9.7 out of 10 based on 9 ratings

Noticias relacionadas:

  1. Argo: ¿la nueva aventura tras la cámara de Ben Affleck?
  2. Los 5 de Cinefilo: 3D
  3. Enron: ¿lo nuevo de George Clooney tras la cámara?
  4. 5 detrás de las cámaras de ‘Harry Potter 6′
  5. Tráiler español y detrás de las cámaras de ‘Hazme reír’

6 Comentarios en "Los 5 de Cinefilo: Delante y detrás de la cámara"

    Juanjo, Marzo 31, 2011 | Permalink |
  • Excelente artículo Fidelio, yo quizás hubiera puesto a Woody Allen en vez de a Robert Redford o a Kevin Costner. Pero la foto de grupo te ha quedado chapeau…

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • fidelio, Marzo 31, 2011 | Permalink |
  • Tienes razón, Juanjo, pero es que como hubiera puesto a Woody Allen el artículo habría sido algo así como “Woody Allen… y otros cuatro”, jajaja. Ya he tenido que recortar con Eastwood y Redford. Si te soy sincero me ha costado un poco decidirme entre unos cuantos. Espero que los seguidores de Allen (entre los que me incluyo) no se mosqueen mucho conmigo, jejeje.

    Muchas gracias por el comentario, Juanjo.

    Un saludo.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • jacobohd, Marzo 31, 2011 | Permalink |
  • Un artículo de 11 sobre 10. Así da gusto !!! Gracias por el buen rato.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • fidelio, Marzo 31, 2011 | Permalink |
  • Gracias!! ;)

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: -1 (from 1 vote)
  • Maestro Armero, Abril 1, 2011 | Permalink |
  • Opino igual que Juanjo respecto de Woody pero, para meterle a él, quizá deberías haber quitado a una de las últimas incorporaciones y no hubieras conseguido la evolución temporal del artículo. Muchas gracias por el trabajo, he disfrutado leyéndolo.

    Una pregunta: ¿ No existe en el cine clásico ningún caso notable de este tipo?. Así de primeras se me ocurre Charles Chaplin, pero el cine de entonces quizá no funcionaba como más tarde. La época entre los 40 y los 60 es en la que no me viene a la mente ningún caso, salvo los pequeños cameos de Hitchcock.

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  • fidelio, Abril 1, 2011 | Permalink |
  • Exactamente Maestro Armero, la idea era seguir cierta linealidad temporal. Charles Chaplin es otro buen ejemplo, pero como con Woody, creo que merece un especial únicamente para él. Sobre actores-directores de los 40-60, no me vienen ninguno a la cabeza, pero como bien dices, el cine antes funcionaba quizá menos diversificado en cuanto a actividades se refiere, y un actor no se veía “capaz” de dirigirse a si mismo. Lo mismo Chaplin fue uno de los impulsores de esta “doble tarea”.

    Un saludo y muchas gracias por tu comentario.

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *