Trailer Iron Man 3

Estrellas que dejaron de brillar (parte 2)

Jacobo Martínez

Mie, 16 Marzo 2011

Comentar (1)

10,680 visitas

Continuamos la sección semanal de Estrellas que dejaron de brillar, dedicándola en esta ocasión a Michael J. Fox, nuestro querido Marty McFly,  Haley Joel Osment (en ocasiones veo muertos), y Ralph Macchio (poner cera, quitar cera). Siempre es agradable dedicar un recuerdo o averiguar que fue de actores tan míticos.

Si os perdisteis el especial Estrellas de la semana pasada, no dejéis de echarle un vistazo. Podéis verlo aquí: Estrellas que dejaron de brillar (parte 1).

Michael J. Fox:

La carrera de Michael J. Fox comenzó nada menos que en el año 73, realizando papeles en diversas series y telefilms. Pero no saltó realmente a la fama hasta 1982, cuando fichó por la sit-com Enredos de familia, de gran acogida entre el público. El enorme carisma del actor y su facilidad para conectar con la audiencia hicieron que pronto despertara el interés de varios productores. Apenas dos años después, Robert Zemeckis le ofrecía el papel de Marty McFly en Regreso al futuro (1985) por su capacidad para combinar drama y comedia, en sustitución de Eric Stoltz, que ya había rodado gran parte de las escenas, pero no hacía creíble su papel. Lo curioso es que Michael J. Fox seguía comprometido con el rodaje de Enredos de familia, así que para aceptar el trabajo tuvo que hacer turnos dobles , compaginando ambos sets de rodaje. Lo que quizás no imaginaba entonces es que aquel pluriempleo frenético marcaría para siempre el futuro de su carrera.

El taquillazo de Zemeckis no sólo le sirvió para entrar por la puerta grande en Hollywood, también le convirtió en un ídolo de adolescentes de los 80, con generosos contratos publicitarios y cinematográficos, casi siempre en comedias ligeras: De pelo en pecho (1985), El secreto de mi éxito (1987), e incluso una pequeña incursión en el drama bélico, Corazones de hierro (1989), con Sean Penn, John C. Reilly y John Leguizamo. Ese mismo año comenzaba el rodaje simultáneo de Regreso al futuro parte 2 (1989) y Regreso al futuro parte 3 (1990) con la misma cara de adolescente y el mismo carisma que en la primera parte. El año siguiente estrena Colegas a la fuerza (1991) y Doc Hollywood (1991), dos nuevas comedias a su medida, con James Woods, Stephen Lang, Bridget Fonda o Woody Harrelson. El público y los videoclubs le amaban, porque sus películas se podían ver en familia y se disfrutaban, pero la mayoría eran bastante flojitas si apartamos la mirada nostálgica.

Aunque ya había mostrado síntomas anteriormente, a partir de ese año se le diagnostica con la enfermedad de Parkinson, lo que le aleja de grandes producciones. En 1996 Robert Zemeckis le pone bajo el mando del mismísimo Peter Jackson como protagonista de Agárrame esos fantasmas, una comedia agradable, repleta de efectos digitales innovadores, pero en la que se vieron obligados a “tapar” algunos de sus síntomas. Para sorpresa de muchos, ese mismo año regresa a la pequeña pantalla con Spin City, una grandiosa sit-com con la que estará vinculado hasta bien entrado el año 2000, pero que deberá abandonar mucho antes por el avanzado estado de su enfermedad.

A partir de entonces el Parkinson ya afecta de forma drástica a su movilidad, a su expresividad facial y a su voz, por lo que sus actuaciones se limitan a cameos, pequeños papeles muy secundarios y trabajos de doblaje. A día de hoy Michael J. Fox no es ni mucho menos “un vegetal”, como aquellos menos informados creen. Mantiene una fundación con su mismo nombre que lucha por la cura o la mejora en las condiciones de los enfermos de Parkinson, ha escrito varios libros y todavía es capaz de realizar apariciones esporádicas en televisión. Por desgracia, su estrella jamás volverá a brillar como antaño, sin embargo, pocos actores en la historia del cine podrán decir que han sido (y siguen siendo) tan queridos por el público.

Haley Joel Osment:

Todos recuerdan al niño Haley Joel Osment por su papel de “en ocasiones veo muertos” en El sexto sentido (1999), pero lo cierto es que su primera incursión en la gran pantalla fue a los seis añitos, en Forrest Gump (1994), haciendo precisamente de Forrest Gump Junior. Tras Forrest, sus prodigiosas dotes interpretativas le permiten participar en decenas de series y telefilmes, hasta que cinco años después acaba compartiendo protagonismo, e incluso eclipsando, al mismísimo Bruce Willis en El sexto sentido, lo que provoca su salto rotundo al estrellato y un aluvión de ofertas. Dicho y hecho, al año siguiente comparte cartel con Kevin Spacey y Helen Hunt en la descafeinada Cadena de favores (2000), y poco después, a las órdenes de Steven Spielberg, demuestra que es un superdotado de la interpretación haciendo de niño robot en Inteligencia Artificial (2001), y al lado de Willem Dafoe en Hijos de un mismo dios (2001), que jamás fue estrenada en Estados Unidos. Desaparece durante dos años para proseguir sus estudios, y regresar en la estrambótica El secreto de Los McCann (2003), nada menos que junto a Robert Duvall y Michael Caine. Desde entonces hasta hoy en día, y de eso han pasado ya ocho largos años, no ha vuelto a los circuitos de salas comerciales, y sus trabajos se han limitado al doblaje de series animadas y videojuegos.

No hay mucha información al respecto, pero parece que Osment es un joven con muchos intereses y una gran personalidad. No ha querido volcarse por completo en su carrera cinematográfica, hasta tal punto que en 2001 llegó a rechazar el papel de Harry Potter y la piedra filosofal, alegando que no creía que los libros debieran trasladarse al cine. Todo ese tiempo lo ha empleado en finalizar sus estudios de la Escuela de las Artes Tisch de Nueva York.

¿Volverá su estrella a brillar con la fuerza que lo hizo en El sexto sentido o Inteligencia Artificial? Estoy convencido, pues es un joven con las ideas muy claras y grandes dotes interpretativas, que seguro alguno de los grandes directores sabrá rescatar a tiempo. Ahora mismo está involucrado en tres nuevos proyectos, pero ninguno de ellos parece que vaya a pasar de telefilm.

Ralph Macchio:

Este italoamericano con aspecto de chaval comenzó su andadura en anuncios televisivos, y poco después consiguió un papel en fijo en la serie televisiva Con ocho basta (1977). En 1983 participó en su primer largometraje de éxito, Rebeldes, basada en la famosa novela de S.E. Hinton y dirigida nada menos que por Francis Ford Coppola. Pero el papel de su vida, el que marcaría su carrera para siempre (y le encasillaría) llegó un año después, cuando John G. Avildsen le llamó para protagonizar Karate Kid: El momento de la verdad (1984), un film inicialmente destinado al público adolescente de los 80, que a pesar de estar centrado en el Karate, en realidad desarrollaba con maestría temas tan universales como el acoso escolar, la integración, la amistad, el honor y el espíritu de superación.

Tras aquel éxito explosivo, tan solo participó en tres films menores, pero sabiendo que era cuestión de tiempo que volviera a interpretar a Daniel-San en una segunda entrega. Así, en 1986 repetía papel junto a Pat Morita en Karate Kid II: La historia continúa, y en 1989 en Karate Kid III. Sin embargo, la tercera parte no tuvo el éxito de crítica y público esperado, y fue el cierre de la serie para él. Volvemos a verle brillar en Mi primo Vinny (1992), junto a Joe Pesci y Maria Tomei. A partir de ahí, quizás porque no supo elegir bien sus papeles, quizás porque debía conformarse con lo único que le ofrecían, sus interpretaciones se han limitado a la televisión y a películas de bajo presupuesto. Sus últimas apariciones han sido en la versión americana de Betty la fea (2008) y algunos cameos. El caso de Ralph Macchio, más que el de una gran estrella, es quizás el de esos actores como Mark Hamill o Carrie Fisher, que forman parte de una saga, y luego desaparecen del mapa.

Ahora mismo parece que a Macchio se lo haya tragado la tierra, y no creemos que vuelva a tener papeles relevantes, a no ser que algún director le “rescate”, al estilo de Tarantino con John Travolta.

Si os perdisteis el especial Estrellas de la semana pasada, no dejéis de echarle un vistazo. Podéis verlo aquí: Estrellas que dejaron de brillar (parte 1).

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
Estrellas que dejaron de brillar (parte 2), 10.0 out of 10 based on 3 ratings

Noticias relacionadas:

  1. Estrellas que dejaron de brillar (parte 1)
  2. Nueva imagen de La saga Crepúsculo: Amanecer: Parte 1
  3. Cine y Navidad, una buena combinación (parte I)
  4. El director de Riddick quiere una tercera parte
  5. La saga Crepúsculo: Amanecer, Parte II se estrenará en 2012

1 Comentario en "Estrellas que dejaron de brillar (parte 2)"

    Jinete Fantasma, Marzo 16, 2011 | Permalink |
  • Yo de Michael J. Fox destacaría el drama “Noches de Neón”, donde actua en algo diferente a lo habitual, y acompañado por la deliciosa Phoebe Cates y Kiefer Sutherland.

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: -1 (from 1 vote)

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *