Trailer Iron Man 3

El Señor de los Anillos, diez años después

Rafa Delgado

Lun, 19 Diciembre 2011

Comentar (3)

5,024 visitas

Hoy se cumple el décimo aniversario del estreno mundial de El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo, y aprovechamos la ocasión para rememorar cómo fue aquella primera sesión y que significó la película dirigida por Peter Jackson no sólo para la industria del cine, sino también en la cultura popular de aquella época.

«El mundo ha cambiado.
Lo siento en el agua… Lo siento en la tierra… Lo huelo en el aire…
Mucho se perdió entonces, pero nadie vive ahora para recordarlo…»

Nos separa una década desde la primera vez que pudimos escuchar estas palabras en una sala de cine. Aunque nos cueste creerlo, hoy se cumplen diez años desde que se estrenara La Comunidad del Anillo, el primer capítulo de una trilogía que, durante los siguientes tres años, tuvo embelesados a millones de espectadores de todo el mundo.

Personalmente, recuerdo con especial cariño aquél día y aquella época en la que me encontraba en plena adolescencia. No era un seguidor de la obra de J.R.R. Tolkien ni lo sigo siendo, y desde luego no seguí con atención el rodaje de la trilogía que en los años previos tuvo a Peter Jackson y a medio Internet en vilo. Recuerdo cierta preocupación por el resultado final de las películas por imágenes robadas de la grabación que, a simple vista, no tenían muy buena pinta; prejuicios que se fueron por donde vinieron cuando se estrenó el tráiler de avance de la trilogía a finales del año 2000. Pero no fue hasta el lanzamiento de los varios tráilers que estrenaron de la primera película que no empecé a interesarme por ella y todo aquél universo.

Así pues, iba al estreno de La Comunidad del Anillo con relativa ignorancia, pero con el suficiente hype como para adquirir las entradas de forma anticipada, e ir a la sesión con toda la tropa de amigos, los cuales sí eran seguidores y lectores apasionados de Tolkien. Sin embargo, aquella proyección a las siete de la tarde no la olvidaré jamás, como tampoco se me olvidará ni volveré a experimentar un ambiente en una sala de cine (llena hasta la primera fila) tan característico como aquél. Además, se iba a estrenar el nuevo tráiler de Star Wars: Episodio II El Ataque de los Clones en castellano, y eso para un fanático de la saga galáctica como lo era yo con catorce años, era el no va más.

Pronto me vi sumergido en la Tierra Media. El prólogo narrado por Galadriel (Cate Blanchett), la batalla de Mordor y el viaje del anillo a las manos de Gollum (Andy Serkis) y posteriormente a las de Bilbo Bolsón (Ian Holm). La llegada de Gandalf el Gris (Ian McKellen) a Hobbiton y su reencuentro con Frodo (Elijah Wood). Bolsón Cerrado, la fiesta de cumpleaños de Bilbo, los fuegos artificiales y el inicio de la historia que duraría una trilogía.

La proyección fue inmejorable. Casi tres horas después y el dramático desenlace del primer capítulo de la saga, recuerdo que todos los allí presentes, tras estar durante todo el metraje absorbidos por el misterio, la aventura y la mitología, dedicamos un entusiasta aplauso mientras pasaban los créditos finales y sonaba de fondo el tema principal del film, interpretado por Enya. Todos, incluso los que nos topábamos con la Tierra Media por primera vez en nuestras vidas.

De pronto hubo un punto de inflexión en cines de todo el mundo. Lo que Peter Jackson hizo con la obra de Tolkien podrá gustar más o menos, pero lo que sí es cierto es que inauguró una tradición en la que los siguientes tres años no podía faltar El Señor de los Anillos en nuestras navidades, tanto en el cine como en casa, con el lanzamiento de las versiones extendidas en DVD de las películas un año después.

En enero de 2002, al mes siguiente de estrenarse La Comunidad del Anillo, la película recibió trece nominaciones a los Oscar, incluida Mejor Película y Mejor Director. Acabó ganando cuatro de ellos, todos técnicos, pero el género fantástico por fin se hizo un lugar en la Academia de cine de Hollywood, un hecho que llegaría a su culminación con los once Oscars que El Retorno del Rey acabó ganando a principios de 2004. Si tenemos en cuenta los dos galardones que recibió Las Dos Torres, la saga llegó a su final con diecisiete estatuillas doradas en su poder.

La anillomanía quedó desatada en todos los rincones de nuestra sociedad y cultura. De pronto, los libros llegaban a los primeros puestos de los más vendidos, el merchandising poblaba las tiendas y los medios hablaban de un tema que unos meses atrás estaría relegado a círculos cerrados especialmente dedicados a ello. Frodo, Gandalf y el resto de la compañía se volvieron populares, y muchos miembros del reparto (como Viggo Mortensen, Cate Blanchett, Orlando Bloom o Dominic Monaghan) dieron su salto a la fama gracias a la saga.

Más allá de su calidad cinematográfica, el vínculo que Peter Jackson construyó entre la trilogía de El Señor de los Anillos con los espectadores de medio mundo quedó reflejado no sólo en la recaudación global de la franquicia (2.047 millones de euros aprox.), sino en su fidelidad en los tres años siguientes. Tanto la asistencia a los cines como la entrega del patio de butacas a la historia aumentaron en cada película, y el entusiasmo general era total una vez llegado al final del metraje.

Hoy, diez años después, nuestra visión tanto de La Comunidad del Anillo como de Las Dos Torres y El Retorno del Rey habrán envejecido de un forma u otra, para mejor o peor. Lo que es innegable para algunos de nosotros es lo que fue, cómo nos emocionamos, el sufrimiento que experimentamos, y el alivio que sentimos una vez el anillo fuera destruido en el Monte del Destino, allí donde fue forjado. A pesar de la duración de su metraje, la trilogía de El Señor de los Anillos consiguió establecer un acontecimiento y un fenómeno únicos e irrepetibles, que muy pocas películas y/o franquicias han sabido imitar una década más tarde.

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 9.8/10 (24 votes cast)
El Señor de los Anillos, diez años después, 9.8 out of 10 based on 24 ratings

Noticias relacionadas:

  1. Las diez películas más taquilleras de 2010

3 Comentarios en "El Señor de los Anillos, diez años después"

    Alberto, Diciembre 19, 2011 | Permalink |
  • ¡Qué decir de la saga que marcó una época en mi vida! Mi relación “El Señor de los Anillos” se remonta a muy atrás. Concrétamente, a una estancia en casa de mis abuelos durante unos días cuando apenas tenía diez o doce años. Recuerdo escoger los tres libros de la antigua biblioteca de casa (que bien parece a la de Minas Tirith), limpiarlos del polvo que los cubría, y meterlos en la mochila. Ya en el camino, me ventilé algunas páginas del tirón, costándome un poco desenvolverme con soltura entre las descripciones y diálogos propios de la literatura de Tolkien. ¡Si ya le cuesta a una persona adulta imaginad a un niño de diez años!

    Conforme pasaba el día, me sentía cada vez más atrapado por “La comunidad del anillo”. No podía soltar esas páginas amarillentas y algo decrépitas que atesoraba la edición que tenía por aquél entonces. Disfrutaba con cada línea, con cada frase. Cada alto en el camino de la comunidad era una odisea que no podía evitar de repetir en mi cabeza. Llegué a conocer a cada uno de los personajes, a empaparme de su cultura y su personalidad. Lloré cuando Gandalf abandonó a la comunidad tras su enfrentamiento contra el Balrog en Moria, y sentí un escalofrío de desazón cuando supe que la compañía estaba a punto de fragmentarse antes de su llegada a Mordor. Jamás me había sentido tan conmovido y sacudido por ningún libro como por aquél. La sensación de descubrir y conocer cada rincón de la Tierra Media por uno mismo es algo que posiblemente jamás podré describir con palabras, ya que trasciende cualquier significado. Es una sensación que hay que experimentar. Llegó la noche, y ya había terminado el primer volumen, y lo mejor: me quedaba un fin de semana por delante para continuar con “Las Dos Torres” y “El Retorno del Rey”.

    No ahondaré en demasiados detalles, ya que cada vez me emocionaba más, llegando incluso a soñar durante toda aquella madrugada con anillos, señores oscuros, castillos con siete niveles y poderosos y peligrosos jinetes alados.

    Cuando me enteré de que se estaba haciendo una película (aunque ya tenía mi copia en VHS de la adaptación de Ralph Bakshi), mi emoción por “El Señor de los Anillos”, revivió. Apenas habían pasado unos años desde que leí el libro, y al ver las primeras imágenes, mi corazón dio un vuelco inesperado y sentí lo mismo que sientes cuando ves a un viejo amigo del que guardas buen recuerdo. Aún tengo guardado aquél periódico en mi habitación. Y la imagen de aquél Nazgûl sigue asaltándome en pesadillas. Seguí con cuenta gotas la información que iba saliendo, recibí con aplausos y vítores el trailer en mi viejo ordenador (aún guardo la copia del archivo original) y el día del estreno, acudí con mis padres a ver aquello que nos unió en su momento (mis padres leyeron el libro antes de cualquier adaptación de dibujos animados o acción real).

    Durante las tres horas y media de la proyección, no podía dejar de pensar una y otra vez en aquellas sensaciones que me invadieron tiempo atrás. Volví a visitar la Comarca. Volví a descubrir el secreto sobre el pasado dinástico de Aragorn. Compartí de nuevo mi temor por el Anillo Único y me invadió la melancolía al conocer lo sucedido en Moria. Galadriel me volvió a demostrar que nadie está libre del poder del anillo y que “hasta la criatura más pequeña puede cambiar el futuro”. Lloré con la muerte de Boromir pese a saber su destino. No podía dejar de sonreír una y otra vez al ver y disfrutar de los lugares y personajes que mi imaginación me brindó en su día. ¡Eran exactamente iguales!

    El resto, obviamente, es historia. El estreno de las siguientes y esperadas entregas, fueran pequeños acontecimientos que jamás olvidaré. Sus trailers, sus fotografías, los muñecos, revistas, libros (e incluso la correspondencia que llegué a recibir del equipo y el mismo Peter Jackson tras una sentida carta agradeciéndoles el esfuerzo mostrado), forman parte de una época en mi vida.

    Cuando pasa el tiempo, y me retiro a mi pequeño rincón de Tolkien, y admiro las vitrinas donde poco a poco he ido guardando pequeñas piezas de la Tierra Media, recuerdo aquél día en el que me sumergí por primera vez en el mundo de “El Señor de los Anillos” y sus maravillosos habitantes. Gracias a las películas de Peter Jackson, volver a ver a tus viejos amigos, es algo tan fácil como sentarte en tu sofá y encender tu reproductor de DVD o Blu-ray. Siempre están dispuestos a volverte a contar su épica y magna epopeya. Así pues, digamos que no, digamos que todavía mi papel en esta magnífica historia de fantasía no ha terminado. Espero con ganas y devoción la historia de Bilbo Bolsón y su encuentro con el anillo. ¡Todavía no puedo partir de esta magnífica tierra! Queda historia por contar. Y quiero presenciarla en primera fila. Volverme a sentir partícipe. Mi barco puede esperar. De momento.

    Gracias Tolkien por dejarnos semejante obra de la literatura. Gracias Jackson por atreverte a hacerla. Gracias a todos por transportarme a la Tierra Media por el ínfimo precio de una simple entrada de cine.

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: +7 (from 9 votes)
  • Juanjo, Diciembre 20, 2011 | Permalink |
  • Precioso el comentario de Alberto, transmite perfectamente tu pasión por la obra de Tolkien.

    Sólo me queda por decir:

    “No es bueno hablar de ciertas cosas cuando las sombras reinan en el mundo”
    Tom Bombadil – La Comunidad del Anillo

    VN:F [1.9.10_1130]
    Rating: +3 (from 3 votes)
  • Salvador, Diciembre 26, 2011 | Permalink |
  • Wow! ya pasaron 10 años increíble como pasa el tiempo, mi primero experiencia con la trilogia fue cuando acompañe a mi madre y a mi hermana a un centro comercial aburrido de verlas comprar ropa preferi esperarlas metiendome al cine.

    Vi la cartelera y ninguna película me llamaba la atención debo confesar que aquel niño de 12 años no era muy atraído por aquel titulo : ” El señor de los anillos: Las dos Torres” aunque me dije demosle la oportunidad aunque sea una segunda parte y no había visto aun la primera.

    Sali de aquella sala de cine anonadado aquello que habia visto era epico, apoteosico, era la mejor pelicula que habia visto en mi corta edad ahora, aquellos lugares de la tierra media, el hermoso soundtrack y la fascinante historia me acutivo

    Me había vuelto fanático acerrimo, ahora doy vuelta atrás y me doy cuenta que ahora a mis 21 años no he experimentado nada como lo que experimente aquell tarde de diciembre del 2012 con esa hermosa película.

    Gracias Mama y Hermana por llevarme aquella tarde al centro comercial, probablemente sin aquel aburrimiento de verlas probarse ropa hubiera permanecido esceptico a aquella pelicula,

    Gracias Tolkien por esta fascinante historia que solo podia salir de una mente como la tuya.

    Y gracias Peter Jackson por plasmar esa historia en una sala de cine.

    La Mejor Trilogía de la Historia, Si señor!!!

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)

1 Trackback

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hoy se cumple el décimo aniversario del estreno mundial de El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo, y aprovechamos la ocasión para rememorar cómo fue aquella primera sesión y que significó la película dirigida…..

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: +1 (from 1 vote)

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *