Trailer Iron Man 3

Adaptaciones de cómic no tan… afortunadas (parte I)

Luis Jiménez

Jue, 16 Agosto 2012

Comentar (0)

2,847 visitas

Iniciamos un soble artículo sobre 10 títulos, cuya base han sido los cómics, que no han llegado a tocar el cielo del éxito. Evidentemente habrá más, pero hemos hecho una selección de los más conocidos. Esta semana, la primera entrega: Barb Wire, Batman y Robin, Steel, Spawn y Daredevil.

Hoy en día, las adaptaciones de cómic parecen estar viviendo un renacer, un resurgir, y por ende parece que el éxito pasa casi por obligación, por los tebeos y después por la taquilla. Sin embargo, no todo lo que se publica tiene éxito. Marvel, de hecho, ya se está encargando de “lavar la cara” a algunas de las adaptaciones menos exitosas.

Desde aquí, vamos a hacer un repaso en dos entregas, de algunas de las adaptaciones de cómics que no han corrido la misma suerte que los actuales superhéroes. Bien por su escaso interés o bien porque no han sido lo suficientemente fieles a sus orígenes, algo que muchos fans consideran imperdonable.

:: Barb Wire (1996)

En su primera incursión cinematográfica (entiéndase como cinta de estreno en salas), la canadiense Pamela Anderson, estrella televisiva de Los vigilantes de la playa escoge la adaptación a la gran pantalla del personaje creado por Chris Warner para Dark Horse, cuya publicación data de mediados de los noventa. En total 13 volúmenes para un personaje que nacía prácticamente desconocido para el público mayoritario.

Pamela Anderson ha sido y será uno de los “sex symbols” más cotizados durante los ochenta y noventa. Su presencia en la pequeña pantalla supuso un aumento de la audiencia de la serie Los vigilantes de la playa, en la que estuvo durante cinco temporadas. Su participación en Barb Wire no mejoró para nada su carrera, bastante lastrada por la serie.

Aunque el talento de Anderson no estaba precisamente en la interpretación, la película quedó relegada a una nefasta adaptación de un cómic que, sin llegar a tener el mismo éxito que los de Marvel o DC, intentó dar una visión algo más desenfadada del personaje. Como resultado, una flojísima taquilla (poco más de tres millones de dólares) y una mala herencia como producto cinematográfico.

El responsable del desaguisado, David Hogan, tampoco consiguió despegar y/o levantar su carrera. Nombres como Xander Berkeley, Udo Kier o Temuera Morrison, participaron en ella y, seguramente, la hayan olvidado, porque lo cierto es que no aportó absolutamente nada a las adaptaciones.

:: Batman y Robin (1997)

Joel Schumacher venía de adaptar Batman (Batman Forever (1995)) manteniendo su idea visual de un superhéroe protagonista absoluto de un verdadero espectáculo casi comparable a un circo. Si ni Tommy Lee Jones, ni Jim Carrey había podido contentar a los fans, mucho menos lo harían Schwarzenegger y Uma Thurman.

Para mas “inri”, Schumacher escoge a George Clooney para interpretar a Bruce Wayne/Batman, uno de los papeles que muchos le recriminan en su filmografía y que ni al propio actor gusta mentar en entrevistas o retrospectivas de su carrera. Como resultado, Batman y Robin termina igualmente de desastrosa que empezó.

Su principal problema radicada en un desorbitado presupuesto (125 millones) y una puesta en escena que para nada los justificaba. El trabajo interpretativo no era tampoco ninguna maravilla (Schwarzenegger se estrenaba como villano) y para colmo el público tampoco respondía favorablemente.

La Warner vio claro que con una taquilla que apenas superaba los 235 millones de dólares en todo el mundo (la peor parada de la saga Batman), Schumacher no era el director más indicado. Ocho años después llegaría Christopher Nolan y le daría un vuelco a la saga.

:: Steel (1997)

Kenneth Johnson venía de escribir y producir la serie V, aquella de los lagartos espaciales invadiendo la Tierra. Ya sabía lo que era dirigir, puesto que se había encargado de la secuela de Cortocircuito, eso sin, sin emular el trabajo realizado por John Badham hacía unos años, de hecho es muy inferior, casi “telefilmera” a su antecesora.

Johnson se encargó de llevar a la pantalla (seguramente con escaso interés aunque por un buen cheque) uno de los personajes del universo de Superman. John Henry Irons era un especialista diseñador de armas (trabajaba para la corporación AmerTek Industrias). Uno de sus diseños fue utilizado para matar inocentes, lo que despertó la animadversión de John hacia sus superiores. Tras fingir su muerte se dedicó a ser un nuevo salvador.

La auténtica historia de Steel va mucho más allá, pasando por conocer a Superman y hasta incluso ayudarle a luchar contra Juicio Final (todos sabemos lo que pasó finalmente). Pero era obvio que los responsables (entre ellos Quincy Jones) no tuvieron el beneplácito de Warner para mencionar al hombre de acero. Así pues, como resultado, un desastroso trabajo para una cinta que se movía entre el cine más familiar y el cine directo a vídeo. Recaudó poco más de 1 millón de dólares (costó más de 10).

Shaquille O´Neil, estrella del baloncesto, se encargó de protagonizar la cinta y de ponerle rostro a Irons. Las habilidades interpretativas de O´Neil diferían considerablemte de las que tenía en las canchas. Era su tercera película y, sin duda, su presencia era más un reclamo publicitario que otra cosa. Como curiosidad, el propio jugador realizó todas las escenas de acción, ya que no encontraban a nadie de su tamaño para doblarle.

:: Spawn (1997)

Hablar de los cómics y no mencionar a Todd McFarlane es no hacerlo de uno de los guionistas más interesantes de los últimos años. McFarlane empezó a tener éxito, cuando fue contratado por Marvel como guionista para Spider-Man. Años después se lanzó en solitario a desarrollar Spawn, personaje que había creado hacía años y con el que inició una saga.

Su adaptación fue muy esperada, tanto que nombres como Tim Burton o Alex Proyas se relacionaron con el proyecto, siendo finalmente el especialista de efectos Mark Dippé, el que se encargaría de la película. Era su primera cinta como director y las miradas estaban puestas en él. Desde entonces no ha vuelto a dirigir ningún filme que se estrene en cines.

Spawn era una cinta bastante tétrica, pero con un estilo muy bien definido. Michael Jai White interpretaba a Al Simmons, un agente de la CIA, que era traicionado por sus compañeros y por su superior. En su muerte, decide pactar con uno de los señores del infierno que lo transforma en el temible ser, buscador de venganza y justicia. La película, aunque cumplía básicamente la premisa de la historia, no tenía una trama excesivamente elaborada y su reparto tampoco es que fuera muy bueno que digamos. El punto fuerte eran los efectos especiales y su original montaje.

Aunque la recaudación de Spawn no fue excesivamente escandalosa (dobló sólo el presupuesto inicial), los responsables de la New Line Cinema no quedaron demasiado contentos con una película que, debería haber arrasado dado la ingente cantidad de seguidores que tanto McFarlane como Spawn tenían en todo el mundo.  A pesar del temporal, parece que el propio McFarlane estaría dispuesto a reinventar al personaje en el cine.

:: Daredevil (2003)

Confeso admirador del personaje creado por Stan Lee y Bill Everett, Ben Affleck se involucró mucho en este proyecto, dirigido por un inexperto (en el género) Mark Steven Johnson. Contaba la historia de Matt Murdock, un hombre que perdió la visión de pequeño y tras convertirse en un justiciero nocturno y desarrollar unos poderes sobrehumanos, luchará contra Kingpin (Michael Clarke Duncan) y contra Bullseye (Colin Farrell).

El principal defecto de Daredevil era su escaso potencial como adaptación cinematográfica. Escenas insulsas, un protagonista bastante soso y alguna que otra parte olvidable ayudaron a terminar de crear una película bastante escasa en muchos aspectos, a pesar de una recaudación medianamente aceptable (la taquilla consiguió el doble de lo que costó).

Al menos sirvió para que Jennifer Garner y Ben Affleck se conocieran. Dos años después se casaron y actualmente son padres de tres niños. Garner también tuvo la oportunidad de tener su protagonismo con Elektra (2005), “spin-off” de Daredevil y que prácticamente siguió la estela de su origen en cuanto a éxito en taquilla se refiere.

En unos años podremos ver un Daredevil renovado, ya que Marvel planea relanzar al personaje a través de una nueva película que, de momento plantea a Joe Carnahan como futuro director.

Continuará…

VN:F [1.9.10_1130]
Rating: 5.4/10 (5 votes cast)
Adaptaciones de cómic no tan... afortunadas (parte I), 5.4 out of 10 based on 5 ratings

Noticias relacionadas:

  1. Proyectos… ¿imposibles? (Parte 1)
  2. Proyectos… ¿imposibles? (Parte 3)
  3. Proyectos… ¿imposibles? (Parte 2)
  4. “Hola Hollywood”. Parte II
  5. “Hola Hollywood”. Parte I

1 Trackback

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Iniciamos un soble artículo sobre 10 títulos, cuya base han sido los cómics, que no han llegado a tocar el cielo del éxito. Evidentemente habrá más, pero hemos hecho una selección de los más conocidos. Esta semana, la…..

    VA:F [1.9.10_1130]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Escribe un comentario

Añade tu comentario aquí, o un trackback desde tu propia web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Tu e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *